Un caso que a más de uno hará pensar qué anda diciendo en Facebook. Ya es sabido que la información que se comparte con esta red social no es nada privada, pero ¿nomás para fines comerciales? Nop. Ahora se ve que eso que se comparte, si se da el caso, puede ser utilizado para serias consecuencias legales.

Celeste, una joven de 18 años, así como su madre, Jessica Burgess, enfrentan cargos por aborto ilegal. El Tribunal de Madison, en Nebraska les imputó el delito, cosa que resulta nada sorpresivo, dado el revés que hace unos días dio la Suprema Corte al tema; sin embargo, lo particular (y hasta cierto punto preocupante) de este caso es la fuente de los elementos que las autoridades presentaron para inculpar a las mujeres: mensajes enviados vía Facebook.

decreto-joe-biden-aborto
Foto: Chip Somodevilla-Getty Images.

De hecho, este caso comenzó antes de la derogación del precedente Roe v Wade. De acuerdo con The Guardian, Facebook entregó los datos de usuario de Celeste y su madre que, desde junio, enfrentaban cargos penales por presuntamente realizar un aborto ilegal. En los mensajes privados que entregó la rede de Mark Zuckerberg, las mujeres discutían sobre cómo obtener píldoras abortivas.

De acuerdo con El País, este caso comenzó en abril pasado, cuando a las autoridades de Nebraska les llegó una denuncia anónima acusando que Celeste, en ese entonces de 17 años, había sido vista tomando una píldora abortiva. Las investigaciones llevaron a que en junio, madre e hija, fueran acusadas de sustracción, ocultación o abandono de un cuerpo (delito considerado grave) y ocultar la muerte de otra persona y denuncia falsa (ambos, delitos menores).

Con las imputaciones en contra, los investigadores pidieron información privada a Facebook… y los encargados de la red social la entregaron sin muchas broncas: fotos, audios, mensajes privados e, incluso, información de una cuenta. Con eso, las autoridades tuvieron suficiente para comprobar que, en efecto, el aborto se había realizado en la semana 23 del embarazo de Celeste, cuando en Nebraska está prohibido al pasar la semana 20.

aborto-embarazo-oklahoma
Foto: Sarah Morris/Getty Images.

Según The Guardian, Facebook aclara que, al recibir la solicitud de información de parte de las autoridades, no se mencionó que fuera por un caso de aborto. Simplemente se les indicó que era para la investigación del caso de “un bebé que nació muerto”.

Las órdenes iban acompañadas de órdenes de confidencialidad, lo que nos impedía compartir información sobre ellas. Las órdenes ahora han sido levantadas, explicó Andy Stone, portavoz de Meta.

Activistas en defensa de la privacidad en redes consultados por The Guardian  señalaron que una de las únicas formas en que las empresas tecnológicas pueden evitar entregar a las autoridades es no almacenarlos en absoluto.

Foto: Pexels

Expandir el cifrado de extremo a extremo de forma predeterminada es parte de eso, pero las empresas como Facebook también deben dejar de recopilar y retener tanta información íntima sobre nosotros en primer lugar”, señaló Evan Greer, director del grupo de derechos digitales Fight for the Future.

Además de la entrega de información de Facebook (cuestión para nada irrelevante), otro tema que preocupa es la forma en que se está manejando en Estados Unidos la privacidad de las mujeres y sus derechos reproductivos, toda vez que en varias partes de Estados Unidos grupos han creado sitios para, de forma anónima, denunciar a quienes creen que se han practicado un aborto o hayan ayudado a su realización.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook