Delfina Gómez habla sobre la compra de votos por parte del Partido Revolucionario Institucional en el Estado de México. La exalcaldesa de Texcoco ofrece una entrevista al portal La Política Online. Sobre el fondo negro se observa inquieta —quizás conmovida— a la candidata de Morena a la gubernatura del Edomex: con respuestas entrecortadas, con la voz quebrada y secándose las lágrimas. El gesto parece genuino y conmueve a algunos. Días después el video aparece en redes sociales con algunas modificaciones. La grabación compartida por el sitio El Informante MX muestra el mismo fragmento de la entrevista, pero con la presencia de algunas voces que no aparecen en el segmento original. Se denuncia que la reacción de la maestra fue parte de un entrenamiento para llorar para generar simpatía. FAKE NEWS.

“Filtran #Video en el que entrenan a la candidata por #Morena a la Gubernatura de #EdoMex#Delfina para llorar por #Mexiquenses desamparados”, reza el copy de la publicación. La noticia es retomada por otros medios de comunicación y columnistas. De medios —supuestamente— más serios y renombrados. “Va bien, más lástima, vuelve con el enojo”, “no pierda el contacto visual”, “vuelve a la anécdota del niño” y “hágalo personal” son algunas de las instrucciones que le brindan a Delfina en la grabación modificada. La Política Online indica que el video fue manipulado. El Informante MX, medio de comunicación cuya cuenta con más de 160 mil seguidores en Twitter y que presuntamente es dirigido por un priista de nombre Javier García Beltrán, borra todo rastro del video manipulado. FAKE NEWS.

La candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México no es la primera ni la última víctima de las noticias falsas. En redes sociales también circulan imágenes, gifs, grabaciones, amenazas y memes en contra de los otros aspirantes de la contienda. A Alfredo del Mazo Maza, por ejemplo, se le vincula fuertemente con el caso Paulette. “#UnidosconDelfina para sacar ratAsesinas del PRIAN cómplices de violencia e impunidad ¿Te acuerdas de caso Paulette? Los #PRIMazo implicados”, se lee en uno de los mensajes contra el candidato del PRI. Detrás de todos estos sitios de fake news, de cada uno de sus contenidos y de la guerra desinformativa jugada a través de trolls, bots y tendencias virtuales, hay expertos, periodistas, politólogos y otros profesionales.

¿Cómo es el negocio millonario de las fake news en México?

De acuerdo con un reportaje publicado por la cadena Univisión, estas redes de fake news son capaces de burlar los algoritmos de Facebook y son manejadas por hordas de millennials, quienes “se pasan horas vertiendo contenido aparentemente orgánico y profundo en Internet”. La cosa está así: las empresas que se dedican al marketing digital contratan o subcontratan a jóvenes con estudios truncos o recién salidos de la universidad debido al bajo costo que representa su sueldo y a que son “fáciles de moldear”. De acuerdo con algunos empleadores, enrolar a millennials en esta actividad no es complicado: el desempleo y falta de oportunidades los acercan a estas estrategias.

En algunos casos contratan gente con más experiencia y se les obliga a firmar un acuerdo de confidencialidad para no revelar  la manera en que se trabaja en ese sitio o no se comprometa la información de un cliente. A este tipo de colaboradores se les paga como a cualquier otro trabajador y hasta tienen prestaciones de ley.

Según el testimonio de un periodista que trabajó en uno de estos portales, al llegar a la entrevista de trabajo nunca se menciona el nombre del medio de comunicación interesado en contratar y sólo se limitan a decir que es un “sitio de noticias que está creciendo”. En este caso, se ofrece un sueldo de entre 15 mil y 20 mil pesos. Una de las primeras órdenes es jugar con la información: “atribuir hechos o palabras sin que haya evidencia o respaldo”. ¿La razón que les dan para hacerlo? Con estas prácticas se busca generar audiencia y tráfico en el sitio aunque la veracidad de los hechos no esté comprobada. De acuerdo con esta denuncia, la mayoría de las publicaciones están encausadas para hacerle publicidad a tal o cual político.

Fake News y su relación con los millennials

Imagen: Shutterstock

¿Cuánta marmaja está involucrada en el negocio?

Carlo Melo, dueño de Victory Lab —una de estas agencias—, declaró a Univisión que su empresa ofrece servicios que incluyen manejo de bots, ciberataques, contención a alguna tendencia, control de crisis y creación de sitios para fake news (desinformación, parodia o manipulación)El servicio completito puede llegar a costar más de un millón de pesos. El experto en marketing digital indicó que otras firmas más grandes, que llegan a subcontratar a la suya, pueden llegar a ganar hasta 19 millones de pesos por una campaña. Él a su vez le paga —entre 20 mil y 30 mil pesos al mes— a las llamadas “sectas tuiteras” para generar tendencias. Todos los pagos se hacen en efectivo, relata Melo, “son siempre maletines con lana, porque son cantidades grandes… porque las operaciones son caras”.

Y eso es cuando le pagan con dinero. La mayoría de sus clientes son políticos. Políticos que aspiran a un cargo público. Según Melo, estos personajes le prometen que una vez que logren su objetivo y lleguen al puesto deseado, le darán a su empresa contratos públicos. ¿Qué otras ventajas les ofrecen estas agencias? La invisibilidad. De acuerdo con el dueño de Victory Lab, los políticos optan por promocionarse y hacer campaña en sitios de fake news porque no pueden ser fiscalizados y, por lo mismo, las autoridades no pueden conocer la procedencia del dinero. Lo más peligroso del caso, indicó Rubén Darío Vázquez, académico de la UNAM y colaborador de la revista Forbes, es que en México no existe ley alguna que regule estas actividades.

Fake News, ¿cómo operan estas redes en México?

Foto: Shutterstock

La finalidad de los sitios de fake news

El objetivo primordial de estos sitios es que su contenido y sus noticias falsas sean retomadas por medios más grandes y con mayor alcance. Es decir, tener presencia y publicidad en plataformas masivas, sin necesidad de pagar por ellas. De acuerdo con Darío Vázquez, cuando nosotros como usuarios compartimos fake news, “se crea un ciclo interminable de este tipo de noticias”, ya que los algoritmos de las distintas redes sociales seguirán presentando este tipo de publicaciones a los usuarios que las consultan regularmente. ¿Y, entonces, cómo paramos todo esto? Podemos empezar por identificar estos sitios y no compartir sus contenidos:

1.- Antes de compartir algo en tus redes sociales, verifica cuál es la fuente a la que se hace referencia.

2.- Busca la fecha y el lugar donde se supone que ocurrió el hecho. Varias veces estos contenidos traen fotos o imágenes de situaciones que ni al caso o que se sacan de contexto para ser utilizados a favor de los intereses de alguien.

3.- Consulta otros medios de comunicación confiables para comprobar que lo que se dice en esa publicación efectivamente pasó.