El saxofón es un instrumento que no siempre se relaciona con los quehaceres del Rock. Sin embargo desde su concepción estuvo presente y con el paso del tiempo se convirtió en símbolo de sofisticación, sexualidad o vitalidad exacerbada. Uno de los que mejor dominaron el instrumento fue Bobby Keys que falleció el día de hoy a los 70 años.

Don Bobby Keys se enamoró del Rock & Roll la primera vez que escuchó a Buddy Holly, lo cual no fue en la radio sino en la inauguración de una estación de gasolina en su natal Lubbock, Texas y desde ahí supo que lo suyo sería el mundo de la música. Se curtió en las filas de la banda del sensacional King Curtis, cuando el Rock & Roll parecía que sólo era una más de las modas pasajeras.

Siendo apenas un adolescente, ya había hecho colaboraciones con Dion and the Belmonts y con el propio Buddy Holly y sus Crickets. En una gira con Holly conoció a los Rolling Stones, quienes lo ofendieron con la versión que hicieron del tema “Not Fade Away”, pues consideraba que esos mozalbetes malencarados pretendían hacerse ricos a costa de Buddy.

Con este currículum muchos músicos británicos voltearon a ver los sonidos que emanaban de su cuerno metálico, un tono vigoroso y denso, que a la par de la personalidad alegre de Keys lo convertían en un elemento fascinante.

Poco después se unió a la banda de los Delaney & Bonnie en la cual coincidió con Eric Clapton que recién venía huyendo de las filas de Cream y Blind Faith, y en la cual hizo mancuerna con el trompetista Jim Price plasmando sus efectivas notas en el álbum The Original Delaney & Bonnie & Friends (Accept No Substitutes), la dupla Keys/Price repetiría también en el álbum de Joe Cocker, Mad Dogs & Englishmen.

peace4

La conexión con Clapton llevó al maestro Keys a nuevos horizontes con los pesos pesados del Rock inglés. Grabó en el álbum debut de George Harrison, All Things Must Pass y también participó con John Lennon durante su “Fin de Semana Perdido” en donde se codeó en muchas juergas con Keith Moon, Ringo Starr, Harry Nilsson, Elton John y David Bowie, y grabó los álbumes Walls & Bridges y Rock & Roll de Lennon.

Los Lynyrd Skynyrd, los Faces, The Who, Carly Simon, Dr. John. B.B. King, Humble Pie, Eric Clapton, Donovan, Chuck Berry fueron algunos de sus clientes más frecuentes.

keithkeys2

Sin embargo sería con los Rolling Stones con quienes el maestro Keys se encontraría como en casa a pesar de su primer desencuentro, después se dio cuenta que Sus Satánicas Majestades en verdad estaban tocando la verdadera esencia del Rock & Roll. El flechazo se daría cuando Keith Richards lo descubrió y para comenzar descubrió que habían nacido el mismo día. Richards se convirtió en su mejor amigo, cosa que queda de manifiesta en la autobiografía de Keith, Life y en la del propio Keys, Every Day Is Saturday Night. A finales de los 60, Bobby dejó su huella indeleble en álbumes como Let It Bleed, Sticky Fingers y Exile On Main Street con temas hoy universales de los Stones como “Brown Sugar” y “Can’t You Hear Me Knocking?”.

keysbook

Fue compañero de aventuras y excesos de Keith Richards, arrojando televisores desde lo alto de cuartos de hotel y se dice que en una ocasión Keys llenó una tina de baño con champaña Dom Perignon y se bebió casi la mitad de ella, cosa que le causó perderse varios shows de la banda y ser posteriormente despedido. En 1982 regresó a las filas de los Stones y tocó en todos las giras que hizo el grupo hasta el día de hoy.

Bobb Keys lanzó un par de discos como solista, un homónimo completamente instrumental en 1970 en el que participan George Harrison, Eric Clapton y Ringo Starr y Gimme the Key de 1975 el cual fue lanzado por el pretendido sello Ring O’Records del baterista de los Beatles.

keysalbum

El día de hoy Keith Richards se declaró devastado por la pérdida de su gran amigo, al igual que la banda mandó un comunicado lamentando el fallecimiento.

Les dejamos algunos de los temas en los que Bobby Keys, plasmó su magia. Descanse en paz.