Fanático de Joy Division compra la casa de Ian Curtis y planea convertirla en un museo

El número 77 de la calle Barton en Macclesfield, Inglaterra es uno de los lugares claves en la historia de la música contemporánea, ya que fue ahí en donde Ian Curtis -vocalista de Joy Division– se suicidó unos días antes de que la gira de su banda por Estados Unidos comenzara.

El resto es historia: con tan sólo dos álbumes de estudio (Unknown Pleasures Closer

) Joy Division se hizo una de las bandas más icónicas en el Reino Unido, influenciando directa e indirecatamente a una cantidad impresionante de proyectos y transformándose después en otra leyenda musical: New Order.

Hace algunas semanas se publicó que la antigua casa de Curtis sería vendida y un grupo de fanáticos organizaron una campaña para recaudar fondos y convertir este lugar histórico en un museo. La propuesta no fue bien recibida del todo: además de que no lograron reunir la cantidad meta (necesitaban conseguir 150 mil euros y sólo consiguieron dos mil), Bernard Sumner (guitarrista de Joy Division y New Order) afirmó que tenía miedo de que el proyecto del museo terminará materializado en un “homenaje al suicido”.

Después del fracaso de la campaña, un fanático decidió retomar la propuesta y él sólo compró la casa de Curtis por 190 mil euros. Hadar Goldman -que se etiqueta como un “músico emprendedor”- declaró al respecto:

“Sentí que tenía que involucrarme en el asunto, especialmente después de escuchar la petición de los fanáticos que habían intentado recaudar fondos para comprar la casa de uno de los ídolos de mi juventud. Joy Division dejó un legado musical que ha influenciado a muchas bandas actuales. Esto no se trata de la historia y el pasado, se trata de llevar al siglo XXI todo lo que hizo una de las bandas más importantes de la historia”

Y para no preocupar a Bernard Sumner, un comunicado de prensa acerca de la compra de la casa de Curtis fue publicado y en el se hace hincapié en que la curaduría del futuro museo será cuidada al máximo para evitar malas interpretaciones del legado de Curtis y Joy Division.

¿Les gustaría visitar este museo?

Via Stereogum.