Todo comenzó con un reporte —hace dos años— para denunciar la tala de árboles en beneficio de una de las farmacéuticas más importantes de México: Farmacias del Ahorro. A partir de esto, se desencadenó una investigación que reveló que mil 804 árboles fueron talados en nuestro país a cambio de que esta compañía contara con estacionamientos.

La investigación fue llevada a cabo por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), Los Supercivícos y Tojil contra esta cadena farmacéutica por la tala ilegal de más de cien árboles en CDMX, 252 en Jalisco, 200 en Veracruz, 132 en el Estado de México o 142 en Veracruz, por mencionar algunos casos.

Tala de árboles en CDMX

Comenzó abril y los señalamientos contra Farmacias del Ahorro fueron puestos sobre la mesa. En conferencia, MCCI, Tojil y Los Supercívicos dieron a conocer que ya hay una denuncia por los presuntos delitos contra el medio ambiente y por corrupción, en CDMX.

La razón es simple: talar más de una decena de árboles que se encontraban en las inmediaciones de las sucursales en CDMX —ubicadas en las alcaldías Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo, Tláhuac y Tlalpan—. Todo para la construcción de los cajones de sus estacionamientos —ojo aquí— sin que las sucursales contaran con los permisos oficiales para hacerlo.

En el caso de CDMX, estas asociaciones pusieron el acento en la tarea que la PGJ (Procuraduría General de Justicia) CDMX para investigar los delitos ambientales y de corrupción en el que presuntamente incurrió Farmacias del Ahorro o quien resulte responsable. Sin embargo, este sólo es un caso local, pues el problema se extendió a otros estados.

Los reportes

Después de exponer su caso en redes sociales —la tala de árboles en la colonia del Valle—, Arturo Hernández, uno de los fundadores de los Supercívicos, supo de otros casos debido a varios reportes con Google Maps, en ubicaciones como Acapulco o Tijuana. De esta manera, la documentación no sólo se quedó en territorio chilango y logró sumar mil 704 árboles talados en distintos estado de la República.

El rastreo y la documentación de los casos puso el acento en otro factor: la participación ciudadana, ya que si no fuera por los ciudadanos y ciudadanas que reportaron el derribo de los árboles —mediante la app de los Supercívicos o las redes sociales— todo hubiera quedado en una queja más.

Ahora, queda seguir el proceso de la PGJCDMX ante las sanciones como 9 años de prisión o la suspensión de actividades de Farmacia del Ahorro por agandallarse en contra del medio ambiente.

*Foto de portada: civico.com