Fármaco de contrabando pudo provocar la muerte del gorila Bantú

El personal encargado de la contención y el traslado del gorila Bantú no siguió de manera adecuada las normas establecidas por la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México.

El personal encargado de la contención y el traslado del gorila Bantú no siguió de manera adecuada las normas establecidas por la Dirección General de Zoológicos y Vida Silvestre de la Ciudad de México.

El documento de protocolos incluye 12 puntos

a seguir en un periodo de una hora y media, mismos que incluyen la administración de una inyección remota, el pesaje y la toma de muestras sanguíneas, la recuperación de la anestesia y la aplicación de un tranquilizante para el viaje, hasta concretar la salida del Zoológico de Chapultepec; según publica el periódico Excélsior.

El procedimiento salió de control cuando se aplicó una segunda dosis de anestesia, hecho que pudo provocar la muerte del animal.

bantu

La dosis única para dormir al gorila, incluida en el manual de manejo, era una mezcla de tres sustancias: Ketamina, Tiletamina/Zolacepam y Medetomidina. Pero se le aplicó una segunda dosis, una ‘suplementaria’ 22 minutos después.

María Elena Hoyos, exdirectora del Zoológico de Chapultepec, dijo que expertos en Estados Unidos señalaron que la Medetomidina se debe evitar en grandes simios adultos de los que no se tiene la certeza absoluta de que se encuentran libres de afecciones cardiacas.

Bantú no contaba con un historial médico, el único antecedente fue en 2010 cuando se le anestesió con una dosis y sustancias diferentes.

Antonio Franyuti, director de la organización Animal Heroes, señaló que la Medetomidina no está autorizada por el Servicio Nacional de Sanidad, por lo que pudo entrar al país de contrabando.

 “Uno de los medicamentos que ellos utilizaron no está permitido en el país, está incluso contraindicado por el procedimiento, en el que ellos mismos señalan que se basaron, esto habla de un procedimiento totalmente negligente y oscuro”

Los procedimientos estuvieron bajo la supervisión del médico veterinario Roberto Aguilar; Miguel Ángel Martínez (Electrocardiograma); Everardo Montfort (Revisión clínica/Aplicación de fármacos); Alberto Olascoaga, (Coordinación médica / Anestesia); Javier Ojeda (Supervisión del manejo y Anestesia); Xóchitl Ramos (Examen y limpieza dental) y Paola Rodríguez (Toma de muestras).

¿Cuántos animales han muerto en el zoológico de Chapultepec en los últimos años? 

Top Relacionadas