Y en plena crisis huachicolera, se coloca un nuevo elemento sobre la mesa: la calificación que agencias extranjeras otorgan a Pemex. Con lo hecho por Ficht Ratings, definitivamente no son para nada buenas noticias para la empresa de hidrocarburos mexicana.

De acuerdo con la agencia calificadora Ficht Ratings, Pemex bajó dos niveles en sus notas de bonos, con lo cual está más cerca de perder su grado de inversión. Es decir, con una perspectiva muy negativa (como la de El Financiero), está al borde de quedar en grado especulativo.

 

Según reporta es diario especializado en finanzas, la calificación de Ficht Ratings llega con anticipación, siendo que se esperaba el dictamen para Pemex hasta mediados de año, de la mano de otras dos emitidas por las calificadoras más importantes del mundo. En los tres casos, se esperaba nota negativa… nomás que Ficht Ratings no aguantó y dio el golpe antes.

De esta manera, según la calificadora, Pemex bajó su nota de escala internacional en moneda extranjera: de BBB+ a BBB- y, en lo que respecta a la escala en moneda nacional pasó de AAA a AA… así que todavía está dentro de los niveles de inversión. Lo preocupante tiene que ver con la baja calificación que Pemex obtiene sin apoyo del gobierno (de manera individual): de B- pasó a CCC, lo cual deja a los bonos de la paraestatal en calidad de “basura”.

4 noticias falsas que surgieron a raíz de la falta de gasolina en México

“El deterioro del perfil crediticio individual de Pemex a ‘CCC’ ha llevado a que Fitch baje su evaluación sobre el incentivo por parte del gobierno mexicano para apoyar a la compañía a ‘fuerte’ desde ‘muy fuerte’, lo que resultó en una calificación internacional menor en dos niveles a la del soberano”, indicó Ficht Ratings.

Al respecto de la calificación, el subdirector de Hacienda, Arturo Herrera, señaló que la baja de los bonos de Pemex no sorprende, tomando en consideración el desmother con el que encontraron a la paraestatal… sin embargo, no deja de ser preocupante. “Teníamos claro cuando veníamos observando el desarrollo de Pemex y fue motivo de conversaciones en el periodo de transición; para nadie esto fue sorpresivo”.

Un día antes de que se diera a conocer la calificación de Ficht Ratings, Hacienda presentó un plan para aligerar la carga fiscal para Pemex, sin embargo, aclaró Herrera, en este movimiento nada tuvo que ver la baja de los bonos. ¿No? No, de hecho, los inversionistas ya veían venir la nota negativa de la petrolera.