Continuamos con nuestra cobertura de la XXXIV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería. La tarde de ayer sábado, tuvimos la oportunidad de estar en la presentación de “Más gente así”, el nuevo libro de Vicente Leñero.

En el 2008, el novelista, guionista, periodista y dramaturgo Vicente Leñero publicó “Gente Así”, libro que reunió varias narraciones y “crónicas” en las que se narran pasajes trascendentes o de la vida cotidiana de diversos personajes (algunos famosos, otros no tanto) en los que hay una constante: el no saber lo que es real y lo que no lo es.

Cinco años después, Leñero, quien ha escrito numerosos libros, historias y obras de teatro, lanza “Más gente así”, la segunda parte de esta entrega que continúa por la misma línea de su predecesora: historias donde la frontera entre lo real y la ficción son imperceptibles. Así, éste se convierte en uno de los libros más personales y cercanos de este legendario periodista mexicano.

Leñero estuvo acompañado durante la presentación de Juan Villoro, quien comenzó refiriéndose al autor de “Los periodistas” como parte indispensable en la formación de muchos escritores y periodistas de la actualidad.

“La historia de mi generación no se puede entender sin la presencia de Vicente Leñero”, afirmó Villoro, quien confesó que durante la lectura de “Más gente así”, varias veces se vio confundido a causa de que cada uno de los textos que componen el libro están tan bien escritos, que no se sabe si lo narrado es real o ficticio.

Al ser cuestionado por Villoro sobre cómo entretejió lo verificable y lo no verificable, mezclando personajes reales e inventados sin que sus historias se vieran exageradas, Leñero contestó contundente:

“La literatura tiene la ventaja de que uno puede inventar ‘qué hubiera pasado’ en la vida de ciertos personajes (…) la literatura finalmente es un juego que nos enamora, que nos encanta”.

mas_gente_asi_1

Por las páginas de “Más gente así” vemos desfilar a personalidades tan variadas como el novelista británico Graham Greene, el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo (asesinado en el aeropuerto de Guadalajara en 1993) o Agatha Cristie, por citar algunos.

Si por algo estás historias hacen dudar al lector de que no sean cien por ciento reales, dice Villoro, es por el uso de los detalles que hace con maestría Vicente Leñero. Retratar los aspectos de la vida diaria, los gestos, o las texturas en una escena, es lo que termina validando la narración.

“Aprendí que lo dramático de un suceso está en los colores, en los gestos. Antes se me olvidaban los detalles. Ahora no, los detalles vuelven verosímiles los relatos, aunque la información trascendente no la falseo”.

Después de asistir a esta presentación, uno se queda con la certeza de que leer este libro, o cualquier otra obra de Vicente Leñero, es como dijo Juan Villoro “una lección continua”.