Este viernes, el diario estadounidense The Washington Post reveló que fiscales en Estados Unidos ya le imputaron cargos al fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien está refugiado en la embajada de Ecuador desde junio del 2012.

De acuerdo con un escrito que se hizo público, el fiscal federal Kellen S. Dwyer solicitó a un juez que se mantuviera todo en secreto ya que la “sofisticación” del acusado y la publicidad que lo rodea podría implicar un problema en el procedimiento. El objetivo de esta petición es que se mantenga en secreto hasta que se detenga a Assange.

De acuerdo con lo que se sabe hasta el momento, los cargos secretos en contra de Assange salieron a la luz mientras que la fiscal Dwyer estaba archivando un caso separado y pedía a un juez que se mantuviera clasificado. Sin embargo, por error a la fiscal se le salió el nombre de Assange en lugar de el del archivo.

The Washington Post refiere que la petición fue esta:

“Debido a la sofisticación del acusado y la publicidad que rodea el caso, es improbable que otro procedimiento pueda mantener secreto el hecho de que Assange fue inculpado. La inculpación debe permanecer clasificada hasta que Assange sea arrestado”.

La cosa es que todavía no se sabe por qué son esos cargos. El Mundo refiere que el año pasado Estados Unidos andaba pensando en imputarle cargos por posibles cargos de conspiración, robo de propiedad gubernamental y violación de la Ley de Espionaje por aquella filtración de Wikileaks en 2010. 

Recordemos que el pasado mes de octubre, Assange demandó al gobierno de Ecuador argumentando que las condiciones de vida que tiene en la embajada de este país están vulnerando sus “derechos fundamentales y sus libertades”.

Todo esta basado en la vulneración de sus derechos ya que le restringieron el uso de telecomunicaciones y una “implementación unilateral” del Protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica.