Aunque en Estados Unidos los conservadores van a la cabeza en asuntos económicos y migratorios, al menos en cuestiones de género los liberales parecen estar dando pasos importantes. En aquél país, 35 estados han legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo y el día de hoy, Florida se les ha unido.

Desde muy temprano, cientos de bodas gay se han celebrado en la entidad (definitivamente, muchas más que las pocas que tuvieron lugar en el único territorio mexicano en el que el matrimonio gay es legal: el Distrito Federal).

La legalización tuvo lugar no gracias a una nueva legislatura, sino a que una orden de inacción federal expiró esta noche. Sarah Zabel, la misma jueza que legalizó las primera uniones el día hoy, ya había declarado inconstitucional la prohibición que había en el estado contra el matrimonio gay. Más tarde, en agosto, el juez Robert L. Hinkle falló de la misma manera. El primero de enero, los secretarios de corte que expiden licencias de matrimonio en el estado recibieron la orden de guiarse por la constitución.

Jeff y Todd Delmay fueron los primeros en casarse el día hoy en Miami, en una sala llena de familiares contentos. Estos chicos presentaron una demanda junto a otras 5 parejas contra la prohibición que en 2008 había buscado impedir las uniones y que la Suprema Corte anuló con base en la constitución.

Desde el 26 de junio de 2013, el gobierno federal de Estados Unidos reconoce el matrimonio gay tras declarar inconstitucional una parte de la Ley Federal de Defensa del Matrimonio. Después de que el gobierno federal tomara estas medidas, surgieron demandas contra la prohibición que aún hay en muchos estados del país.

Esperemos que, como ocurrió en Florida, estas demandas conlleven a la legalización en todo Estados Unidos. Por otro lado, también esperamos que, en México, los legisladores se pongan manos a la obra. No suena mal como exigencia para los candidatos de 2015, ¿verdad?

@plumasatomicas

Vía: The Wall Street Journal