Foto: Marine Times

Después del altercado en embajada de EUA en Irak, Trump amenaza a Irán

No cabe duda que este mundo es de locos. Mientras en Medio Oriente ya despidieron al 2020 (aunque ellos también celebran otra fecha con el calendario lunar) y en nuestro continente ya se empieza a preparar el reventón de fin de año, los ánimos no andan precisamente muy positivos. Después de que unos manifestantes le prendieran fuego a la embajada de Estados Unidos en Irak, el presidente gabacho, Donald Trump amenazó a Irán en su cuenta de Twitter

“Irán se hará responsable de todas las vidas perdidas o daños materiales en cualquiera de nuestras instalaciones. Pagarán un precio gigantesco. Esto no es una advertencia, es una amenaza“, escribió un festivo Donald Trump… con mayúsculas incluidas, por cierto.

La verdad es que el mensaje sigue con la tensión de este día pues los ánimos se pusieron muy tensos a las afueras de la embajada de Estados Unidos en Baghdad, la capital de Irak. Un grupo de manifestantes, molestos por la muerte de 25 militares iraquíes a manos de un ataque aéreo estadounidense este fin de semana, logró pasar las primeras barreras de seguridad de las instalaciones diplomáticas gringas y le prendieron fuego a las bardas.

De acuerdo con la BBC, en medio de gritos anti-estadounidenses, se lanzaron piedras, se destrozaron cámaras de seguridad y algunos manifestantes lograron atravesar el cerco final de la embajada pero los recibieron con gas lacrimógeno.

Oficialmente, la embajada de Estados Unidos en Irak está segura pero igual se encuentra bloqueada: nadie entra y nadie sale.

“Muchos de nuestros grandes soldados, armados con el equipamiento militar más letal en el mundo llegaron de inmediato al lugar”, explicó Donald Trump antes de agradecerle a las autoridades locales por su actuar en materia de seguridad. En su siguiente mensaje, culpó a Irán de las tensas protestas que se vivieron este martes en la embajada gringa en Irak.

Por su parte, las autoridades de Irán negaron cualquier intervención y condenaron la “audacia” de Estados Unidos para culparlos directamente. Qué bonito fin de año, ¿no?