Un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association reveló que los fumadores incrementan 70 por ciento la posibilidad de perder la capacidad auditiva, mientras que los no fumadores que viven con un fumador tienen el doble de probabilidades de tener este padecimiento.

La pérdida auditiva se produce debido al estrechamiento de los vasos sanguíneos

, lo cual es perjudicial para el oído, ya que depende del buen flujo de sangre para funcionar.

El humo de los cigarrillos daña los órganos en todo el cuerpo por la interrupción del flujo sanguíneo y la falta de oxígeno. En el caso del oído el efecto impide la eliminación de residuos tóxicos, causando un daño permanente y en consecuencia pérdida auditiva.

tabaquismo-cigarro

En personas con diabetes también hay una mayor probabilidad de pérdida auditiva con relación a personas que no tienen la enfermedad, de acuerdo a otro estudio difundido por la National Institutes Health.

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en el mundo existen 360 millones de personas con pérdida auditiva y la mitad de estos casos podrían haberse evitado con acciones preventivas.

También indica que la producción actual de aparatos auditivos satisface menos de 10 por ciento de los requerimientos a nivel global.

***Vía Notimex