En los últimos días, el mundo ha conocido las condiciones poco democráticas en las que se encuentra el pueblo libio. Todos despotrican contra Muamar Gaddafi y el mundo del espectáculo no ha sido la excepción.

La canadiense Nelly Furtado, confesó en su cuenta de Twitter, que en el 2007 recibió un millón de dólares del Presidente de Libia a cambio de ofrecer un concierto en un hotel de Italia cuyo nombre no fue revelado. Para que no se le vincule con Gaddafi, la cantante precisó que donará el dinero a favor de la beneficencia.

Otros artistas que hicieron negocios con Muamar Gaddafi son Beyoncé y Usher, quienes recibieron grandes cantidades de dólares para presentarse en el huateque de fin de año organizado en St. Barts en el 2009 (fiesta a la que no fuimos invitados).

Ahora resulta que varios personajes del medio del espectáculo ofrecieron sus servicios a este temido político libio y todos se quieren deslindar.

Vía BBC