En época del combate contra el huachicoleo, aún se registran casos por la venta ilegal de combustible y hasta de estaciones que venden gasolina “bautizada”. En este contexto y los trabajos de verificación que lleva a cabo la Profeco, automovilistas denunciaron a una gasolinera del Estado de México por presuntamente despachar combustible contaminado. ¿Qué pasó?

Al menos 30 vehículos resultaron dañados después de que cargaran gasolina en una estación ubicada en la carretera México-Toluca, en las inmediaciones de Ocoyoacac. Según los testimonios de los automovilistas afectados, tras cargar combustible en esta estación, sus autos avanzaron sólo unos metros y luego se detuvieron.

Las denuncias 

Los hechos sucedieron esta mañana, cuando medios de comunicación reportaron una fila de al menos 30 autos varados en la carretera México-Toluca. Todos los casos señalaron la misma falla: tras cargar combustible, los vehículos avanzaron unos cuantos metros y, finalmente, se detuvieron. Las sospechas de los consumidores señalan que la estación les vendió agua en vez de gasolina.

Al rescate acudieron agentes de la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) para evaluar qué rayos sucedía en la estación 12172. Después de revisar a ojo de buen cubero a esta estación y escuchar a los consumidores, la Procuraduría se comprometió a ayudar a aquellos que hicieron su compra en esta gasolinera.

Autos-gasolina-contaminada-pemex

Foto: Alejandro Pastrana-Reforma.

¿Y qué hay del combustible? Por lo pronto, la Profeco iniciará una investigación sobre el caso —con la participación del personal de Oficinas Centrales de Combustibles para verificar la calidad de la gasolina.

Ante el descontento de los usuarios, uno de los dueños de la estación le echó la bolita a las pipas de Pemex (Petróleos Mexicanos), pues estas son las que proveen el combustible. “Aparentemente”, el problema fue que una de las pipas probablemente contaminó uno de los dos tanques que hay en esta gasolinera.

En fin, mientras son peras o son manzanas, la Profeco atenderá las quejas de los consumidores —aquellos que presenten el ticket de compra—, la estación se hará cargo de la reparación de los vehículos y tanto la Profeco como Pemex comenzarán con las investigaciones para determinar cuál fue la causa de la contaminación del combustible.

gasolina-estado-de-méxico

Foto: Alejandro Pastrana-Reforma.