En tiempos del combate contra el huachicoleo, el gobierno de AMLO dio a conocer que está investigando al general brigadier con licencia Eduardo León Trauwitz por presuntamente estar relaciona con el robo de combustible. Y en medio de esto, se ha revelado que el general también se encargó de negociar la compra de un sistema de espionaje para nada más y nada menos que Pemex (Petróleos Mexicanos), en la gestión de EPN, de acuerdo con una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

En El general espía, Mexicanos contra la Corrupción e Impunidad expone los pasos que León Trauwitz siguió para armar de un sistema de espionaje a Pemex, por un monto de 1.1 millones de dólares.

Da Vinci y Pemex

¿Cómo? Mediante la adquisición del malware Da Vinci — un sistema con características similares a la de Pegasus y que se especializa en robar información y todo tipo de datos de teléfonos móviles y computadoras—.

Se supone que la transnacional italiana Hacking Team es la proveedora de este malware… Sin embargo, en 2015, un grupo de expertos digitales se hicieron de los archivos de Hacking Team y entre las revelaciones y operaciones con clientes estaban algunas dependencias del gobierno mexicano —como la Secretaría de Marina, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y hasta Pemex—.

De acuerdo con Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, la compra de Da Vinci por parte de Pemex sí se logró.

El trato

Aunque se supone que la Fiscalía General, la Policía Federal y el CISEN  —o las procuradurías estatales—son los únicos, en teoría, que pueden adquirir estos tipos de sistemas, Pemex formalizó el contrato con Hacking Team el 30 de abril de 2014, mediante el capitán Gustavo Adolfo Sánchez, quien por aquellos años era el superintendente de Planeación y Vulnerabilidad de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica, quien también era subordinado de León Trawitz.

Sin embargo, la transacción pasó por distintos momentos de fricción —y hasta estuvo a punto de cancelarse— cosa que no sucedió y León Trauwitz logró concretar la jugada ese mismo año. Luego, en 2015 se logró instalar el malware en los equipos de Pemex.

Así que no sólo es la sombra del huachicoleo lo que sigue al general y exjefe de Seguridad de EPN, sino también la sombra del espionaje que documentó el equipo de periodistas Valeria Durán, Raúl Olmos y Daniel Lizárraga. Si están interesados en leer toda la investigación y los procesos acá les dejamos el enlace “General Espía”.

**Foto de portada: @diazdeleon26