Noticias

Pa’ que aprendan de respeto y amor, gobierno de AMLO difunde Cartilla Moral

Y porque podremos carecer de todo (cof, gasolina, cof)… pero no de valores y principios para no comportarnos como los de La Monumental, AMLO receta chutarnos un manualito escrito por el gran Alfonso Reyes: la muy tuiteada Cartilla Moral.

Primero: no, no es un documento elaborado por algún miembro de la Cuarta Transformación. Segundo: pues chútensela, a ver qué les parece, así podrán presumir que leyeron algo en el año. Total, nomás son 16 cuartillas que se pueden echar en una sentada.

Ahora sí: con el propósito de dar un primer pasito para reflexionar sobre los principios y valores sobre los cuales basar una convivencia armónica, en la que el respeto la pluralidad y la diversidad reinen en el quehacer nacional, el gobierno de AMLO comenzó ya con la difusión de la Cartilla Moral… la cual no es obra de Ricardo Monreal ni mucho menos de Fernández Noroña (aunque hubiera caído de variedad), sino de Alfonso Reyes, uno de los principales pensadores de México del siglo XX.

En el breve documento, se plantea la reflexión sobre temas como la moral y el bien, el cuerpo y alma, la civilización y la cultura, los llamados “respetos morales” (los cuales han acarreado más críticas por ser considerados –en el propio texto– como equivalentes a los “mandamientos de una religión”), la familia y la sociedad. En fin, 14 puntotes sobre los cuales no se profundiza, pero quedan ahí para que la gente los conozca y diga “cámara, ¿nomás con esto ya puedo alcanzar “el renacimiento de México”?

Pese a que no es “a la de a güigüi” leerle y aprenderse el contenido de la Cartilla Moral, pues esto quizás soló aplique para los que ya tienen pelos. Parece que los más chiquitines sí tendrán más contacto con el documento. ¿Por? Ahh, pues porque la Cartilla Moral forma parte de los materiales seleccionados para los Programas Emergentes de Actualización del Maestro y de Reformulación de Contenidos y Materiales Educativos.

Por cierto, si por ahí ven que se hace referencia a cosas muy actuales, que los haga decir “¡ah, chinga, a poco de eso ya sabía Alfonso Reyes”, se aclara que se le metió mano al documento… pero sólo para fines de claridad y sencillez: ninguna de las referencias a nuevos temas “se aparta de la intención y el espíritu de la cartilla moral” original, señala José Luis Martínez, encargado de la “remasterización” del documento que data de 1944.

Comentarios