Mientras personas del mundo entero buscan hacer más visible la crisis climática y demandan formas innovadoras de solucionar el problema o poner en evidencia a los verdaderos responsables, el gobierno de Estados Unidos trabaja activamente para que no lo logren. Imagínense nada más esta nueva controversia: las autoridades gringas clasificaron a los activistas ambientales como “extremistas” al lado de grupos terroristas y asesinos múltiples.

O sea, ya sabíamos que Donald Trump y sus cabilderos empresariales negaban el cambio climático… pero ahora sí se la volaron.

gobierno-estados-unidos-activistas-climatico-cambio-crisis-extremistas-terroristas

Foto: Getty Images

Un documento conseguido por los investigadores de The Guardian cachó que el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos clasificó a un grupo de activistas climáticos como amenazas terroristas internas. En la lista, aparecen al lado de nombres conocidos como el de Dylann Roof, el joven nacionalista que atentó contra una iglesia de afroamericanos (matando a nueve) en Charleston, Carolina del Sur.

Los activistas climáticos señalados son conocidos como “Los cerradores de válvulas” o “Valve Turners”, en inglés.

Su historia se volvió bastante conocida: en 2016, los cinco activistas coordinaron una protesta masiva contra los combustibles fósiles. Una noche (avisándole a las compañías involucradas) se organizaron para cerrar simultáneamente cuatro ductos de petróleo que llegaban a Estados Unidos. Su manifestación se viralizó pues transmitieron videos en vivo mientras esperaban ser arrestados.

huelga-clima-climate-strike-palabra-ano-greta-thunberg

Foto: Getty Images

Para las autoridades norteamericanas, esta no fue una manifestación. Según el documento presentado por The Guardian se trató de “un ataque de sabotaje” para forzar o intimidar al gobierno.

Uno de los activistas señalados dijo que era “obsceno” que compararan su vida con la de conocidos asesinos en masa. Otro de los participantes (entrevistado por The Guardian), aseguró que era un pequeño precio a pagar comparado con la crisis climática. Especialistas del mundo entero se pronunciaron en contra de esta controvertida medida norteamericana.