Parece que el mega escándalo por la manipulación de emisiones de Volkswagen que se armó en septiembre de este año, sigue muy presente hasta el día de hoy, y es que no es algo menor que una  empresas automovilísticas tan reconocida se vea metida en un desastre así, donde por lo menos 800 mil de sus automóviles

Varias activistas de Greenpeace treparon hoy al techo de la sede de Volkwagen en Wolfsburgo y transformaron el logotipo de la empresa en la fórmula química del gas contaminante dióxido de carbono: CO2.

119431_201591

Además, en una de las entradas del enorme lugar, pusieron un cartel que decía “Das Problem” (El problema) como burla al eslogan publicitario de VW que dice Das Auto (El auto).

Particularmente con Greepeace, el enojo es mayor, no sólo porque es una organización que ha cuidado el medio ambiente si no porque justamente es a ellos a quien VW les prometió en 2012 que reducirían el nivel de CO2 en 95 gramos por kilómetro recorrido para el 2020.