Sin la presencia de un representante de México, el Grupo de Lima refrendó el reconocimiento a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, anunció envío de ayuda humanitaria y, además, desestimó intentos de diálogo para resolver la crisis (cof, conferencia de países neutrales, cof).

El denominado “presidente encargado de Venezuela”, Juan Guaidó informó que ya son varios los gobiernos extranjeros los que se han sumado a su causa… bueno, más bien, quienes le dan la razón en exigir elecciones presidenciales en su país. El caso es que, mientras eso se da, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ya le ofreció una buena cantidad de millones de dólares en ayuda humanitaria.

El anuncio de Guaidó fue respaldado por Trudeau, quien señaló previo a una reunión del Grupo de Lima que su aportación de 53 millones de dólares canadienses (40, si los pasamos a dólares estadounidenses) tiene como objetivo ser utilizados para “responder a las necesidades más urgentes de los venezolanos sobre el terreno, principalmente los más de tres millones de refugiados”.

De acuerdo con Reforma, a los 40 millones de Canadá se pueden sumar seis que el gobierno de Angela Merkel destinó para el mismo objetivo. Esta aportación fue anunciada luego que el vocero de la canciller alemana anunciara que el gobierno teutón reconoce como presidente encargado a Juan Guaidó… aclarando que lo hace bajo la idea de exigir elecciones democráticas en Venezuela.

En imágenes: Guaidó y la oposición toman las calles de Venezuela para exigir elecciones

Foto: Reuters.

No sólo Alemania se pronunció a favor de Guaidó. Ayer por la mañana una ola de reconocimientos cayó sobre el presidente de la Asamblea Nacional. De hecho, los principales países de la Unión Europea ya lo han hecho. Ante estas expresiones, Guaidó no tuvo más que agradecer y, nuevamente, invitar a las Fuerzas Armadas de Venezuela no sólo a sumarse a su causa, sino a permitir que la ayuda humanitaria entre al país.

¿Y pasó algo interesante en la reunión del Grupo de Lima?

El grupo formado por 14 países americanos especialmente para abordar la crisis de Venezuela se reunió en Otawa, Canadá y, tras analizar cómo va la situación, determinó que sigue en lo mismo: apoyo total a Juan Guaidó… pero, rechazando el uso de la fuerza para hacer que Nicolás Maduro ahueque el ala.

Aunque forma parte del Grupo de Lima, México no envió a ningún representante a la reunión. Según reporta El País, esto se debió a que el gobierno de López Obrador considera que la posición del grupo no es compatible con el diálogo que propone para resolver la crisis venezolana. Este 7 de febrero se llevará a cabo la conferencia de países neutrales sobre el tema, la cual es convocada por México y Uruguay… y a la cual la ONU ya dijo que no le entrará.

De hecho, en la declaración en conjunto hecha por el Grupo de Lima, califican dicha conferencia como “una maniobra dilatoria” que lo único que hace es perpetuar el régimen de Nicolás Maduro. Por lo tanto, fue rechazada… lo mismo que una posible intermediación del Papa Francisco, solicitada por Maduro.

“Las iniciativas de diálogo propiciadas por diversos actores internacionales fueron manipuladas por el régimen de Maduro, transformándolas en maniobras dilatorias para perpetuarse en el poder y, por lo tanto, consideran que toda iniciativa política o diplomática que se desarrolle debe tener por objeto apoyar la hoja de ruta constitucional presentada por la Asamblea Nacional y por el Presidente Encargado, Juan Guaidó”, indica el punto cuatro de la declaración.

Como sea, se prevé que el día 7 se lleve a cabo la conferencia de países neutrales en Montevideo, Uruguay. La comitiva mexicana será encabezada por el canciller Marcelo Ebrard.