Grupo México (sí, el mismo que hace unos años dejó graves daños en el río Sonora), vuelve a hacer sus gracias. Ahora en las aguas del Mar de Cortés donde, por “una falla”, derramó cerca de 3 mil litros de ácido sulfúrico.

De acuerdo con medios, el accidente en la infraestructura de la minera ocurrió desde el pasado martes, alrededor de las 14:00 horas, en la zona de muelles de Apiguay, en la Terminal Marítima de Guaymas. Ahí, donde barcos cargan cantidades importantes de ácido sulfúrico tronó la unión entre una manguera y otra (la brida), lo cual desencadenó la fuga del material contaminante… todo sobre las aguas del mar.

Aunque Grupo México aseguró que sólo se vertieron tres metros cúbicos del ácido, medios locales difundieron un video en el que se puede ver cómo el contenido de una tubería completa va directo a las aguas.

Según la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la fuga ocurrió mientras se realizaba la “prueba y drenado” de tuberías, una operación que se ejecuta antes de cargar. Ahí fue cuando una de las tuberías de Grupo México tuvo la falla y comenzó la fuga del ácido sulfúrico, pese a que trabajadores cerraron válvulas y “rebombearon” el material hacia los tanques.

Luego del derrame se activó el Plan de Contingencia y Protocolos de Seguridad. Aunque las autoridades no dieron cuenta de lesionados, el diputado local Carlos Navarrete indicó que tres personas resultaron con heridas, según reporta Proceso.

Grupo México lanzó un comunicado en el que minimizó lo ocurrido… bueno, al parecer las autoridades tampoco le dieron mucha importancia. “Se avisó a la API (Administración Portuaria Integral) de Guaymas y a la Marina. Ésta estuvo presente en el lugar de los hechos, tras evaluar el sitio y constatar que la situación estaba controlada, determinaron que no era necesario activar el plan de emergencia (…) continuaremos [en contacto con la autoridad ambiental] hasta la conclusión de las medidas necesarias para atender integralmente, dando aviso formal a las autoridades correspondientes”.

No obstante medios locales y organizaciones hicieron un llamado a las autoridades federales para investigar a fondo lo ocurrido, ya que se trata de “daños perpetrados contra la salud de los mexicanos y al medio ambiente por parte de esta empresa”. Además, los mencionados pidieron que se dé inicio al proceso de revocación de la licencia para la explotación de recursos naturales a Grupo México.