Como bien se habrán enterado hoy sopicuates, nuestros incansables senadores aprobaron ayer la reforma política de la Ciudad de México, pero ¿cómo cambiará la vida de los chilangos? Aquí les ponemos las preguntas más frecuentes sobre el tema:

Como bien saben, Chilangolandia no tenía la soberanía de los demás estados del país (tanto era así que se le quitaba participación política a una de las entidades con más población), además de que no contaba con una autonomía fiscal ni constitución propia como la que tienen los demás estados. Pero con esta reforma varias cosas van a cambiar:

¿Cambiará su nombre la ciudad?

Pues más bien ahora se conocerá oficialmente como Ciudad de México (ese es el nombre, y ya no hay más).

La ciudad seguirá siendo la capital del país, aunque ahora en los libros de la SEP dirán que México tiene 32 estados.

¿Y ahora qué podrá hacer el Jefe de Gobierno?

El Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la ciudad tendrán las mismas responsabilidades que tienen los titulares en otros estados.

El Jefe de Gobierno tendrá la facultad de indulto a los reos sentenciados por delitos del orden común.

Aunque el Presidente conservará el mando de la fuerza de la capital, el jefe de Gobierno nombrará ahora directamente al secretario de Seguridad Pública chilango.

También, el Jefe de Gobierno tendrá la facultad exclusiva de enviar un proyecto de Constitución que podrá ser modificado por los integrantes de la Asamblea Constituyente.

Además, se suprime la atribución que tiene actualmente el Senado para poner un Jefe de Gobierno de la ciudad en caso de ausencia o remoción.

Miguel-Angel-Mancera

¿Y las delegaciones, ahora cómo funcionarán?

Las 16 delegaciones de la Ciudad de México se transformarán en alcaldías (adiós al a figura de Jefe Delegacional…que además sonaba como a Jefe de la tribu). Además nuestras nuevas alcaldías tendrán sus propios concejales para la toma de decisiones, entre ellas las decisiones sobre el presupuesto y la ejecución del gasto.

En la nueva Constitución de la ciudad se facultará para que en 2021  la división territorial en la Ciudad llegue hasta las 20 alcaldías (es decir, delegaciones tan grandes como Iztapalapa o Álvaro Obregón podrán ser divididas). 

¿Escudo de la alcaldía de Cuauhtémoc? (queríamos uno de la mochísima alcaldía de Benito Juárez pero casi no lo usan 🙁 )

201100114delecuau_320_202

Cada alcaldía tendrá de 10 a 15 concejales, que con la nueva división podrían llegar a ser hasta 300 nuevos funcionarios, pero para que sepamos bien sus facultades, obligaciones y requisitos debemos esperarnos a que lo defina la nueva Constitución.

¿Y la Constitución chilanga cómo se va a elaborar?

La nueva Carta Magna de la Ciudad de México será elaborada por una Asamblea Constituyente de 100 integrantes que entrará en funciones en septiembre del 2016 (pues porque es mes patrio…¿no?).

Recordemos que el primer borrador lo mandará el Jefe de Gobierno, es decir, Mancera.

Para hacerla el INE convocará una elección para el primer domingo de junio de 2016 en la cual podrán participar candidatos postulados por partidos o independientes que reúnan requisitos como firmas de apoyo ciudadano (esperemos que estén contemplando incluir a especialistas, investigadores y profesores de las universidades más importantes de la ciudad, si no, no tendría mucho chiste ¿verdad?).

Chilangos votando en 2016

Dependiendo el porcentaje de votos será el número de legisladores constituyentes que tendrá cada partido.

Pero esta Constitución no reflejará la voluntad de la ciudadanía chilanga porque de los 100 legisladores constituyentes sólo a 60 podremos elegirlos, los otros 40, no sabemos por qué o bajo el espíritu de qué sistema de gobierno, serán elegidos por los políticos: 6 por el Jefe de Gobierno, 6 por el presidente (¿y la soberanía y la autonomía?), 14 por el Senado y 14 por la Cámara de Diputados (o sea, todos quieren personas que velen por sus intereses, en vez de pensar en los intereses de los ciudadanos.

¿Y los dineros?

La reforma faculta al Congreso de la Unión para elaborar un bono de capitalidad, con él se reconocen los costos que esta ciudad efectúa por el sólo hecho de ser capital y resguardar a los 3 poderes de la Unión.

Por otro lado, se requerirá un mayor presupuesto para las alcaldías al incorporar concejales y para los honorarios de la asamblea constituyente que cobre un sueldo (no todos cobrarán).

distrito-federal

¿Y qué quedará igual?

La Cámara de Diputados se mantiene como la responsable de la aprobación del techo de endeudamiento de la capital del país (recordemos que esto a veces se utiliza como moneda de cambio a la hora de las negociaciones políticas).

En fin, todavía falta que aprueben la reforma en la Cámara de Diputados y que la promulgue el presidente. Los diputados del PAN, Morena y PT ya adelantaron que votarán en contra, porque lo consideran una repartición de cuotas entre el PRD y el PRI, además de un aumento a la burocracia con la creación de 300 consejales en las anteriormente llamadas, delegaciones.

Mientras tanto, ¿cómo ven la labor de nuestros senadores?

Por lo pronto ya circula el hashtag #AhoraQueElDFEsProvincia

Los chistes están súper buenos aunque… bueno, el nombre oficial es Ciudad de México y sigue siendo la capital.


@plumasatomicas