Foto: @Yusdan vía Twitter

Harley, el perro terapeuta para el personal médico del Hospital 20 de Noviembre

Bien protegido con botas amarillas, googles, careta y su traje de protección, Harley El Tuerto, un pug de tres años de edad, trabaja en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE, en la Ciudad de México como terapeuta.

Su labor es ayudar a reducir el desgaste emocional y físico del personal médico que se la están rifando todos los días en la batalla contra el COVID-19. En entrevista para Excélsior, la doctora Lucía Ledesma, psicóloga y neuropsicóloga del hospital explicó que esta semana el perrito se integró al equipo de Psiquiatría, Paidopsiquiatría, Psicología y Neuropsicología.

perrito-terapeuta-hospital-20-noviembre

Foto: @Yusdan vía Twitter

La doctora Ledesma explica que Harley entrenó por casi tres años y, para su intervención en esta pandemia en especial, comenzó a prepararse desde febrero. Se tenía ya previsto que después de varias semanas de arduo trabajo, el personal comenzaría a presentar síntomas de ansiedad, angustia, depresión, etc.

Es importante atender y actuar para atender estas situaciones ya que, si no se maneja adecuadamente, pueden desarrollarse trastornos por estrés postraumático como a los soldados que regresan de la guerra.

El turno de trabajo de Harley

Bien madrugador, Harley comienza su día a las 4:30 de la mañana. Lo primero que hace es dar un paseo de 10 minutos y come por primera vez en el día, todo antes de salir al hospital ya vestidito con el equipo de protección.

Para que las intervenciones con el personal médico sea antes de que ingresen al área COVID, el Tuerto llega a las 06:30 am. La interacción con él es libre: el personal puede cargarlo, acariciarlo o solamente observarlo.

harley-tuerto-perrito-20-noviembre

Foto: @Yusdan vía twitter

Su personalidad es afable, es sociable, ecuánime, no se altera con facilidad, puede tolerar el contacto social de manera muy significativa para realizar este tipo de intervención”, explica la doctora Ledesma.

Durante su tiempo de descanso, el perrito terapeuta se da una vuelta por otras áreas del hospital para después regresar a las áreas críticas. Su jornada termina a más tardar a las 2:00 de la tarde.

Cuando llega a su casa recibe un buen baño y se quita el equipo de protección. Toma agüita y un descanso. Harley se va a dormir a las 22:30 horas para estar listo a primera hora, desayunar y alistarse para su turno en el hospital.

Y por si se lo estaban preguntando, sí, a Harley le dicen El Tuerto porque perdió su ojito derecho hace un año en un accidente.

Con información de Excélsior. Foto destacada @Yusdan vía Twitter