Los mexicanos hemos vivido un largo y duro sexenio con la ola de violencia en el país. Sin embargo, no hemos sido los únicos afectados.

Cada año cruza, o intenta cruzar, nuestra República un gran número de migrantes centroamericanos, pero no todos logran llegar a su destino. El problema es que nadie sabe el paradero de muchos de ellos.

The Humans Right Watch, Amnistía Internacional y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, entre otros grupos de la misma naturaleza, indicaron que la cifra de desaparecidos que entraron a nuestro país va entre 70 mil y 120 mil y se culpa se la atribuyen al crimen organizado.

El problema de estas personas que se aventuran en nuestro país es que si siguen vivos, muchas veces le pudieron haber robados de sus documentos y dinero, dejándolos atrapados e indocumentados en México. En estos momentos, la caravana de las madres centroamericanas de los desaparecidos en nuestro país, recorre la nación para encontrar rastros de sus hijos.

En 19 días recorrerán 23 ciudades del país, por donde acuden a gente que saben que los puede ayudar, y no el gobierno, como casas para migrantes, médicos forenses, Ceresos o albergues.

Lamentablemente de los miles de desaparecidos, las madres sólo han logrado encontrar a 100 personas y contactar a un número indefinido, pero pequeño en comparación de la cifra de desaparecidos.

Las madres de esta caravana seguirán por el país todavía unos días, pero esperemos que logren realizar lo más que puedan para cerrar los casos que tienen.

***Vía El Universal