Hace unos años los emos eran perseguidos por los punks. Ahora, otra ‘tribu social’ (si es que tal término cabe en estas circunstancias) es perseguida: los reggaetoneros, mejor conocidos como ‘los chakas’.

El problema ya venía gestándose desde hace tiempo, pero cobró notoriedad pública desde la detención de 129 jóvenes por disturbios en el Metro Insurgentes y en el centro comercial Reforma 222, el pasado domingo 15 de julio. Todo porque les cancelaron un concierto de reggaetón. O eso se decía.

Este hecho desató cierta polémica en la sociedad. Mientras un sector condenaba la conducta de los jóvenes, otros hacían lo mismo pero con la actitud de las autoridades, que primero detuvieron a cuanto sospechoso encontraron y después fueron soltando a los que no estaban implicados en los hechos. El pasado sábado de nuevo hubo una riña en el Metro Chabacano y sus alrededores. Nuevamente se dijo que estuvieron varios reggaetoneros. En esa ocasión hubo 82 detenidos.

Ahora nos vamos enterando que en realidad, estas riñas se organizan en Facebook y que son enfrentamientos entre reggaetoneros y ‘antichakas’.

¿Por qué odian los antichakas a los reggaetoneros? No lo sabemos a ciencia cierta, digo, su música no es nada agradable, pero de eso a organizar golpizas hay un mar de diferencia.

El chiste es que a últimas fechas han surgido varios perfiles en Facebook que promueven la violencia contra los aficionados al reggaetón. Grupos Porriles Organización Federaciones (tiene casi dos mil likes), Haz Patria y Mata a un Chaka (355 likes) y Matando chacas (3 mil 651 likes) son ejemplos de estas páginas que coinciden en el mismo objetivo: Atacar a los aficionados al reggaetón.

En estos espacios a los “chakas” se les señala como personas ignorantes, de escasos recursos y se les tacha de delincuentes. Se les agrede verbalmente y sufren amenazas de muerte. Hatsa se le pide a los cibernautas golpear (y si se puede matar) a todo a quien porte tenis Nike Jordan, playeras Ed Hardy, gorras con estampados exóticos o usen un corte de cabello similar al de los cantantes de reggaetón.

En Grupos Porriles hay decenas de mensajes contra los reggaetoneros, así como videos de las detenciones que la Secretaria de Seguridad Pública del DF ha hecho de los Chakas. También hay fotos de supuestos estudiantes tanto del IPN, la UNAM y Bachilleres. Entre estas imágenes, está la un presunto estudiante de la Vocacional 10 del IPN que apunta a la cámara con un arma de fuego. Se dice que en este perfil de Facebook inició la riña del pasado sábado por los rumbos del Metro Chabacano.

Algunos comentarios del muro son las siguientes:

“Cita mañana los esperamos en ocenia alas 2 para ir ala agencia 50 a ver lo del pedo d la bnda k esta dentro yeben varo para aser la koperaxa y preparados por si ahi rebote” (sic).

“Que paso banda, a cuantos torcieron, y quien de nosotros se salvo hace rato en la madrisa” (sic)

En Haz Patria y Mata un Chaka no se quedan atrás y publican:

“Genocidio chaka” (sic)

“MAÑANA DÍA SÁBADO 4 DE AGOSTO SE TE INVITA A TI AMIGO ANTICHAKA A MATAR ESTOS HDP TIENES QUE LLEVAR PLAYERA NEGRA Y CUBRE BOCAS PALOS CADENAS TUBOS…JAJA O ALGO PARA DEJARLES UN GRATO RECUERDO LA CITA SE LLEVARA ACABO EN EL METRO OCEANÍA DIRECCION CIUDAD AZTECA DE 1 PM A 2 PM ESPERAMOS CONTAR CON TU PRESENCIA. DAR MUERTE A LOS CHAKAS NO ES UNA DIVERSION, ES UNA RELIGION”. (sic)

Un video de YouTube hasta tiene esta leyenda:

“El que no pase el video o se suscriba es porque es reggaetonero o es retrasado, sin ofender a los retrasados, como ya había dicho, que en su defecto es lo mismo, sólo que lo que tienen los reggaetoneros no se puede explicar; haz patria y mata a un reggaetonero, mata a uno o a dos si quieres y puedes”.

El procurador general de Justicia del Distrito Federal, Jesús Rodríguez Almeida, anunció que ya se investiga a los responsables de estas páginas para ver su relación con los hechos vandálicos. También anunció que 8 de las 82 personas detenidas por los disturbios en Chabacano serán consignadas.

“Vamos a ejercitar acción penal contra seis adultos y dos adolescentes por robo agravado en pandilla con violencia, delito considerado grave, y vamos a generar un desglose para enviarlo a la PGR por lo que hace al tema de los explosivos que llevaban y que arrojaron en diferentes zonas del Metro Chabacano”.

Según la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJDF), los principales puntos de reunión de los reggaetoneros son las estaciones del Metro Chabacano, Santa Anita e Insurgentes, donde organizan sus fiestas semanales, que cuentan con afluencia de unas 500 personas.

Aunque algunas dependencias señalan que los grupos de “chakas” están formados por individuos de entre los 13 y 25 años, se sabe que incluso hay miembros de 10 y 11 años. Principalmente se les ubica en las colonias Morelos, 20 de Noviembre, Gabriel Hernández; Guerrero, la Ramos Millán, CTM El Risco y Atzacoalcos, Cuautepec, San Felipe y CTM Culhuacán.

Por desgracia, estos disturbios no se tratan más que de peleas sin sentido. Podemos no estar de acuerdo con la forma de ser de los demás, pero no a usar la violencia en contra de quienes piensen diferente a nosotros. Lo peor es generalizar a todos los miembros de algún sector social. Esperemos que no se registren más actos de este tipo, pues quienes terminan pagando las consecuencias generalmente son personas ajenas a los grupos confrontados.

A ver en qué para todo esto.

*** Vía Excélsior y Reforma