Un helicóptero de la policía sobrevoló y disparó este martes, 27 de junio, sobre la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela sin que se registraran heridos, según anunció el gobierno.

“Se activó el plan de defensa aérea. Se lanzaron dos granadas, una no explotó sobre el TSJ durante una actividad social que podía haber ocasionado decenas de heridos, muertos”, dijo el presidente Nicolás Maduro.

Maduro afirmó que se trata de un ataque terrorista y un hecho violento golpista: “la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, toda, la he activado para defender el derecho a la tranquilidad y tenga la seguridad que más temprano que tarde vamos a capturar el helicóptero y a los que han hecho este ataque terrorista armado contra las instituciones del país, condeno este ataque terrorista”.

Antes, videos de vecinos publicados en las redes sociales mostraron a un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC, policía judicial). En los videos en redes también se pudieron oír disparos y una detonación.

El ministro de Información, Ernesto Villegas, anunció que un individuo identificado como Oscar Pérez, tomó un helicóptero del CICPC e hizo referencia a una “proclama golpista” publicada previamente en las redes sociales por un supuesto agente de las fuerzas de seguridad.

¿Levantamiento militar?

Un video en redes sociales, difundido por un grupo de militares venezolanos, muestra al piloto Oscar Pérez, con cuatro militares con los rostros cubiertos detras suyo, atribuirse el despliegue aéreo y terrestre: “Somos una coalición entre funcionarios, militares, policiales y civiles en búsqueda del equilibrio y en contra de este gobierno transitorio criminal, no pertenecemos a tendencia política o partidista. Somos nacionalistas, patriotas e institucionalistas”. ¿Su objetivo? “Devolver el poder al pueblo democrático, así cumplir las leyes, para restablecer el orden constitucional”.