Imagínense que están en una reunión con sus amigos hipsters barbudos, esos que viven en la Roma-Condesa y de repente, llega la policía a arrestarlos porque alguien los vio y los acusó de ser terroristas del Estado Islámico nada más por sus barbas.

Algo así le sucedió a un grupo de amigos suecos barbudos, miembros de un grupo llamado The Bearded Villains

(Los villanos barbudos). Resulta que estos amigos estaban celebrando una reunión para hablar de tratamientos para la barba y cómo peinarla (suponemos), el sábado pasado en el castillo de Braheus, en el sur de Suecia, cuando un vecino llamó a la policía para reportar la presencia de yihadistas del Estado Islámico en la zona, que además portaban una bandera negra.

Rápidamente la policía local acudió a la llamada de auxilio y cual fue su sorpresa que en lugar de terroristas, encontraron a hipsters bien vestidos con una inocente bandera con letras y detalles blancos en un fondo negro. Andreas Fransson, miembro de The Bearded Villains, publicó un mensaje en Facebook en el que contó lo sucedido.

“Nos echamos unas buenas risas con los policías que tuvieron que responder a la llamada. Rápidamente vieron que no éramos terroristas que habían salido de la nada, vestidos con ropa formal, abrazándose y riéndose”.

 

Al final, todo quedó en un malentendido y en un “usted disculpe joven”, por parte de la policía hacia los villanos barbudos.