Seguro han leído sobre alguno de sus escándalos, le echaron un ojo a su última polémica o vieron el nombre en algún espectacular. El chiste es que la controvertida Torre Mítikah en el corazón del pueblo originario de Xoco en la Benito Juárez de la CDMX no ha pasado desapercibida… y no precisamente por cosas positivas.

La Torre Mítikah, si se completa, terminaría siendo el segundo rascacielos más grande de México.

torre-mitikah-edificio-cdmx-construccion

Foto: Torre Mítikah

El proyecto, diseñado por el estudio Pelli-Clarke-Pelli y desarrollado por el fideicomiso de bienes raíces Fibra Uno, ha ocupado los titulares por —entre otras cosas— los controvertidos planos que se pasaban por el arco del triunfo medidas ambientales, multas millonarias, árboles talados, clausuras, manifestaciones y oscuras acusaciones de que se están apañando el agua de la zona.

Al final del día, las gigantescas construcciones en la CDMX no están libres de controversias y Torre Mítikah es uno de sus más claros ejemplos. Aprovechando el contexto y para que no te agarren con cara de what si buscas algo sobre este proyecto, estas son sus 5 historias más polémicas.

Cuando se llevaron al traste más de 50 árboles

A inicios de mayo, las autoridades chilangas arrestaron a 9 empleados de Torre Mítikah por talar 54 árboles en la calle de Mayorazgo. Según el proyecto, ahí planeaban hacer un paso a desnivel. Cuando fueron detenidos mostraron un permiso de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) pero eso no fue suficiente: les faltó la autorización de la Secretaría de Movilidad (Semovi) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Como el escándalo es tan reciente todavía no se deciden las multas finales pero ya se está barajeando la idea de una sanción entre 7 y 50 millones de pesos.

Cuando los suspendieron por irregularidades

En marzo de este año, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) ordenó suspender la construcción de la segunda torre dentro del proyecto Mítikah por “múltiples irregularidades” —oops— y por el impacto urbano que generaría.

“Es una zona muy impactada con diversos desarrollos, sobre todo del pueblo originario de Xoco. La Seduvi en su análisis determinó que, en términos de agua, de movilidad era suficiente lo que ya se estaba planteando para que todavía muchas más personas vivieran en este sitio”, explicaba Claudia Sheinbaum en una conferencia de prensa.

Cuando los clausuraron por delitos contra el ambiente

Pues sí, una torre de 67 pisos —que incluye oficinas y centros comerciales— no va a acariciar al ecosistema, pero en Torre Mítikah no presentaron ni la manifestación ambiental de su proyecto. En agosto de 2018, las autoridades de la CDMX colocaron sellos de clausura y desalojaron a todos los trabajadores por irregularidades en la Manifestación de Impacto Ambiental contenida en el expediente DEIA-MG-502-2009, oficio SMA/DGRA/DEIA/005376/2009.

medio-ambiente-xoco-torre-mitikah

Foto: La Razón

En aquella ocasión, el personal del Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal (INVEA) realizó las investigaciones pertinentes sobre su falta de documentación.

Cuando acusaron que traería escasez de agua

En julio de 2018 —y todos los días después— los vecinos del pueblo originario de Xoco, aledaño a la construcción del rascacielos habitacional, se han quejado que esta construcción traería graves problemas de escasez de agua en una zona que de por sí ya está sufriendo los estragos de la metrópoli. 

xoco-agua-cdmx-mitikah-protesta

Foto: @PueblodeXoco

Los manifestantes, identificados en ese día como Movimiento de Unidad y Encuentro Vecinal, acusan que 600 departamentos nuevos en la zona solamente complicaría la situación y aumentaría la demanda del líquido vital.

Cuando los acusaron de apropiarse el espacio público

Un reportaje publicado en 2017 encontró los planes de construcción de Torre Mítikah y reveló que tenían planes para obtener la calle Real de Mayorazgo en comodato e integrarla como una “linda” explanada a su conjunto.

Los planos buscaban que la calle se convirtiera en subterránea para que los vecinos de la exclusiva torre tuvieran una área abierta restringida y acceso a los estacionamientos. Mientras, construirían una banqueta inferior —metida debajo— para el paso peatonal del resto de las personas y los habitantes del pueblo originario de Xoco.

*Con información de Proceso, SinEmbargo, El Universal, El Financiero y Animal Político