“¡Denme todo el dinero de la caja o exploto esta granada!”, amenazaba un señor no identificado de 47 años. Gracias a esa innovadora técnica, el peor ladrón del mundo se salió con la suya después de robar dos bancos y llevarse casi 8 mil dólares en efectivo. La cosa es que no había granada, ni armas, ni ningún riesgo.  En realidad, el hombre aterrorizó a todos los empleados y clientes… con un aguacate. 

De acuerdo con el Times of Israel este asaltante aguacatero asaltó un banco dentro de un centro comercial y luego, cinco días después, utilizó la misma amenaza en otra sucursal ubicada la ciudad sureña de Beerseba.

Las autoridades ya lo agarraron porque cometió un gravísimo error (además de robar un banco, claro): resulta que el señor llegó al asalto con su celular y —a pesar de haber tenido el cuidado de taparse la cara— sus datos del GPS lo echaron de cabeza.

Aunque su información no se hizo pública, la policía confirmó que ya tenía antecedentes penales y había cumplido una sentencia de tres años en el bote por un asalto.

asalto-platano-foto-aguacate-banco

Eso sí, a pesar de la innegable originalidad del asaltante aguacate de esta historia, no es el primero que ha logrado robarse unos cuantos dólares con una fruta. En septiembre de 2014, un hombre en Filadelfia agarró un plátano y lo metió en la bolsa frontal de su chamarra. Llegó a una tienda y amenazó —a escondidas— que tenía una pistola en su posición. A pesar del notorio chanfle, se salió con la suya y escapó con dinero en efectivo y varias cajetillas de cigarros.