Foto: Cuartoscuro.

De Nuevo León a CDMX, así opera el robo hormiga de huachicol

Después de enero y el combate del gobierno Federal contra el huachicoleo, ¿qué ha pasado? El equipo de AMLO ha reportado tomas clandestinas en distintos puntos de la república y en este contexto los operativos continúan. Sin embargo, existe una ruta que ha pasado desapercibida por los tres niveles de gobierno y esto resulta increíble ante el discurso de la actual administración para frenar el robo de gasolina. ¿De qué se trata? De una ruta trazada desde Nuevo León a CDMX, armada con el robo hormiga.

De acuerdo con una investigación de Reforma, existe una ruta huachicolera que cruza los estados de Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Estado de México llega hasta CDMX, ante la inoperancia de la policía.

huachicol-miguel-hidalgo-cdmx-toma-clandestina

Personal de seguridad de PEMEX y policía federal, aseguraron toma clandestina en donde se almacenaban al menos dos mil litros de gasolina (huachicol) en 200 porrones de plástico, en bodega de reciclado de PET, ubicada en calle Fcc. de Cuernavaca y Lago Garda de la colonia Anáhuac en alcaldía de Miguel Hidalgo.Foto: Cuartoscuro

 

El disfraz del huachicol

Se supone que la venta del combustible robado se realiza en vulcanizadoras, talleres mecánicos, restaurantes y hasta puestos de artesanías —que son utilizados como fachadas— a plena luz del día. No obstante, la operación se extiende en horarios nocturnos. El monitoreo de esta ruta ha señalado que los huachicoleros se colocan en la carretera —con todo y sus lámparas— para vender cubetas o garrafones de 25 litros —con precios que van de 350 a 380 pesos.

De Nuevo León a CDMX, así opera el robo hormiga de huachicoleros

Foto: Cuartoscuro.

Aunque la ruta del huachicol se disfraza con este tipo de establecimientos, se ha detectado su operación en el libramiento del noroeste —Apodaca, Escobedo, Monterrey y García. En la Autopista 57 la actividad es más constante y esta se agrava en Nuevo León y San Luis Potosí.

Los huachicoleros —que roban combustible a la Canacar (Cámara Nacional del Autotransporte de Carga)— han encontrado una manera para que los consumidores den con ellos. ¿Cómo? Todo mediante Google Maps, pues al buscar “huachicoleras” aparece la ubicación de los lugares donde se vende la gasolina robada.

En Los Amoles, San Luis Potosí, la actividad está a todo lo que da. De acuerdo con Reforma, los habitantes se dedican a la compra-venta del huachicol y la actividad es tan grande que al día circulan entre 10 y 20 camionetas repletas con botes de combustible —que se guarda en los almacenes de la sierra.

¿Y CDMX? Reforma encontró videos en los que se observa cómo la policía capitalina se estaciona en los almacenes del huachicol —a plena luz del día— mientras los huachicoleros descargan su combustible. ¿Qué pasó?

Canacar ha denunciado estas prácticas y ha acusado al gobierno Federal a no tomar cartas en el asunto, pues este huachicoleo no afecta a sus intereses. Mientras, en la conferencia mañanera de este 29 de julio, AMLO fue cuestionado sobre el huachicol.

El presidente pidió de nueva cuenta a la población que denuncie esta práctica y pidió no comprar huachicol —pues además de ser un ilícito, la vida de las personas corre riesgo, recordemos lo que sucedió en Tlahuelilpan.