La firma china Huawei tendrá tres meses para respaldar su servicio y el de sus equipos, luego que el gobierno de Estados Unidos decidió dar un plazo de tres meses antes de que entre en vigor el veto en su contra, con el cual ya no podrá adquirir tecnología necesaria para operar.

Pero no fue de buena onda… de acuerdo con El País, el anuncio de este respiro para Huawei es más para no afectar a compañías estadounidenses a las que la firma china compra componentes y software (nada más el año pasado gastó 11 mil millones de dólares). Así, la prohibición de exportación a la multinacional asiática comenzaría el próximo 19 de agosto.

Google rompe relación de negocios con Huawei

Fotografías via Getty Images

Como seguramente ya se enteraron por medio de los memazos que han corrido en redes, la firma Huawei fue incluida en la lista negra de empresas con las que Estados Unidos (y compañías de este país) podrán hacer negocios… y bueno, a consecuencia de esto, Google dejará de suministrar software y componentes, por lo que se prevé que los dispositivos de esta marca serán inservibles en algunos meses.

Otras compañías que se han adherido al veto que el gobierno estadounidense impuso en contra de Huawei son Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, las cuales informaron que dejarán de abastecer de procesadores y componentes a la firma asiática.

Huawei alcanza la popularidad pese a la tensión internacional

Youtube

El gobierno estadounidense subestima nuestras fortalezas. La infraestructura 5G de Huawei desde luego no se va a ver afectada”, aseguró en entrevista el fundador de Huawei, Ren Zhengfei, para quien el “gesto” que tuvo la administración de Trump al aplazar el veto en contra de su compañía ya resulta irrelevante.

Luego que Google anunció la ruptura de negocios con Huawei, la firma informó que respaldaría a teléfonos y tabletas con actualizaciones de seguridad. Incluso se barajea la posibilidad de que la compañía lance su propio sistema operativo, para así ya no depender de Android… aunque esto sólo serviría para sus nuevos dispositivos. En lo que respecta a los antiguos, Google aseguró que no hay bronca: sus servicios básicos seguirán funcionando.