Por Dr. Jorge Negueb Martínez Hernández

Desde el jueves pasado, cientos o quizá miles de médicos residentes de distintos institutos y hospitales del país han entrado en paro de labores o han mostrado su intención de hacerlo. ¿La razón? La Secretaria de Salud (SSA) federal nos adeuda el pago de dos quincenas; en el caso de los médicos residentes del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), también se adeuda el bono de riesgos de trabajo desde marzo del año pasado. Ésta es una situación que se repite año con año. Cada cambio de año de residencia, la burocracia retrasa el pago de nuestras becas por meses. Cabe preguntarse: ¿de verdad es tan difícil pagarnos?

En el estudio de nuestra especialidad médica, los médicos adquirimos el estatus de “médicos residentes”. Durante estos años, trabajamos y estudiamos en las distintas áreas de los hospitales e institutos que atienden a pacientes en torno a una especialidad médica específica: psiquiatría, oncología, pediatría, entre muchas tantas. Durante estos años llevamos gran parte de la carga de trabajo en la atención de los centros hospitalarios.

Cada primero de marzo, cambiamos de año académico y el salario-beca que recibimos por nuestras labores tiene un ajuste. Año con año, la SSA retrasa nuestro pago hasta por 2 meses debido a los trámites de burocracia interna. Son meses en los que estamos a la espera de que se nos deposite, sin idea de cuándo podría ser. Mientras, el mundo afuera sigue y las deudas y necesidades se acumulan. Todo porque mantenemos un sistema que no logra procesar en automático los ajustes, situación que ya aprendimos a normalizar.

IMSS

Foto: Shutterstock

En nuestro caso específico, como residentes de la especialidad en psiquiatría, tenemos derecho al pago de un bono por riesgo de trabajo, pues estamos expuestos a diversos peligros propios de la atención a la salud mental, tal como lo están expuestos los residentes de otras especialidades, como imagenología o radiooncología. Desde marzo de 2018, a los residentes del INPRFM cuyo pago depende directamente de la SSA, no se nos ha pagado ese bono, sin recibir explicaciones satisfactorias de la razón. Son cerca de 15 mil pesos que se nos adeuda.

Como nosotros, miles de médicos residentes del sector salud no han recibido su pago. Quienes ya entraron o están por entrar a paro de labores por esta razón son el Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, el Instituto Nacional de Rehabilitación, el Hospital de la Mujer, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, el Instituto Nacional de Salud Pública y los Hospitales Regionales del Bajío, Oaxaca e Ixtapaluca. Mientras  tanto, seguimos trabajando jornadas de hasta 30 horas continuas.

En nuestro caso, posterior al inicio del paro de labores el pasado viernes 29 de marzo —que no contempló la toma de instalaciones— la dirección del INPRFM nos amenazó con iniciar procesos legales en contra de cada uno de nosotros si no volvíamos a la brevedad a nuestras actividades asistenciales, argumentando que estábamos “incurriendo en abandono de trabajo”. Una aseveración a todas luces falsa y que atenta contra nuestros derechos laborales. Sin embargo, y con el objeto de evitar una confrontación mayor, comenzamos a trabajar bajo protesta, esperando la resolución pronta de nuestras demandas.

La vocación médica está llena de satisfacciones y sacrificios. No está en el interés de ninguna de las partes que este problema desencadene huelgas o cierres de instalaciones. No es algo de lo cual estamos felices de hacer. No estamos en contra de las instituciones ni de sus directivos como, pareciera, así se ha vivido. Los pacientes y la atención de excelencia son nuestra prioridad. Pero, al mismo tiempo, merece la pena reflexionar en algo: tenemos urgencias materiales que subsanar para nosotros y nuestras familias. Sólo pedimos que se nos pague en tiempo y forma. ¿De verdad es tan difícil corregir un problema que se ha presentado anualmente y que afecta a miles de médicos residentes?  

*****

Jorge Negueb Martínez Hernández es médico residente del tercer año de la especialidad de psiquiatría en el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz.

Twitter: @JNegueb