Tras el enfrentamiento entre militares y civiles ocurrido en la comunidad de Topochica, en Iguala, Guerrero (en el cual 15 murieron, sólo uno de ellos soldado), la SEDENA emitió un comunicado aclaratorio… sin embargo, las imágenes de los hechos han despertado dudas sobre lo que realmente ocurrió.

De acuerdo con la SEDENA, en el enfrentamiento de Iguala, los militares aplicaron la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza… es decir, las medidas establecidas por el actual gobierno en las tareas de seguridad pública que requieren “un poco” más de rigor de lo usual.

FOTO: ESPECIAL /CUARTOSCURO.COM

Por medio de un comunicado, la SEDENA establece que el pasado 15 de octubre en la comunidad de Topochica, Iguala, los soldados simplemente respondieron a “una agresión con armas de fuego” de la que fueron objeto.

“Al realizar reconocimientos terrestres en las inmediaciones de la población Topochica, encontraron de frente a un convoy de civiles armados quienes al detectar la presencia del personal militar iniciaron la agresión con disparos de arma de fuego, con los resultados” conocidos: un militar y 14 presuntos delincuentes fallecidos.

Aunque no se indica a detalle cómo ocurrieron los hechos, en la conferencia mañanera el presidente Andrés Manuel López Obrador salió a dar su versión de los hechos… y ¿adivinen qué?, seeeeee… sólo puso dudas sobre el asunto: un convoy militar topó de frente a criminales. Un soldado herido, dispara con ametralladora “y le quita la vida a los agresores”. Ehrrrrr… ¿sólo uno pudo con los 14?

Parece que sí: “el militar fallecido se desempeñaba como tirador y elemento de seguridad del primer vehículo, su función principal era proteger a sus compañeros de armas y permitir que adoptaran un dispositivo de seguridad, poniendo de manifiesto con este hecho su valor, lealtad institucional, celo profesional y entereza, así como su elevado nivel de adiestramiento, evitando con esto que se suscitaran más bajas”.

FOTO: ESPECIAL /CUARTOSCURO.COM

Para ponerla más interrogantes a lo ocurrido en Iguala, Reforma da a conocer fotografías en las que se muestra que el convoy al que se refiere la SEDENA era compuesto por tres camionetas, dos de las cuales lucían vacías, mientras que en la camioneta denominada “uno” había sólo cuatro cuerpos… el resto fue amontonado en la parte trasera de una camioneta, pero no todos: unos más estaban regados por el piso. Es decir, una escena de los hechos completamente intervenida.

Entre las preguntas que se hace Reforma luego de mostrar las imágenes de Iguala están: “¿un soldado mató a 14?, ¿si disparó de frente cómo fueron abatidos los que iban en la batea de la camioneta 1?, ¿dónde viajaban 4 sujetos que aparecen en el piso?, ¿y los ocupantes de los autos 2 y 3?

Además de lo anterior, también queda la duda de por qué, pese al arsenal que fue confiscado, los cuerpos no se observan portando armas… o cómo fue posible que con el número de muertos y lo intenso del “encontronazo” (como lo calificó el gober de Guerrero, Héctor Astudillo) sólo se encontró un orificio de bala en la pared de una casa.