Pues bien, el INE se muestra rejego a quedarse son algo parecido al presupuesto que manejaba en otras administraciones y, sumada a su advertencia de no pagar ISR, ahora avisa que presentará un recurso ante la SCJN para ver si ésta se apiada y decide que sí está muy manchado el recorte financiero que se le aplicó para 2019.

De acuerdo con El Economista, los flamantes consejeros electorales del INE, Ciro Murayama y Marco Antonio Baños, advirtieron que ya mero tiene lista la controversia que presentarán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual va contra el presupuesto que le otorgó la Cámara de Diputados (con mayoría de representantes de la Cuarta Transformación, recordemos). Y, pues aunque muchos vean mal los berrinches que hace el árbitro electoral para no dejar ir la marmaja, la presentación del recurso jurídico es un derecho previsto en el artículo 105 constitucional.

 

¿En serio? Así es. Según dicho artículo, el INE tiene chance de interponer una controversia constitucional – en este caso – con el fin de que el alto tribunal solicite la reposición del presupuesto, el cual debe ser lo suficientemente choncho como para que el INE no comprometa sus funciones sustantivas y que no se vean obligados a aceptar regalitos de quién sabe dónde (guiño, guiño)… digo, que no se ponga en juego su autonomía.

“Nuestro equipo jurídico ha estado trabajando en las últimas horas, está concretamente en manos del presidente del instituto y del secretario ejecutivo, en ellos hemos depositado la responsabilidad que legalmente les corresponde, y lo que sabemos es que están ya finalizando el documento y en función de eso se presentará en las próximas horas, hoy o mañana”, comentó al respecto el consejero Murayama.

Según lo que indicó el consejero del INE, la controversia habrá de presentarse en corto, ya que está por finalizar el plazo que marca la ley, el cual es de 30 días a partir de que el Presupuesto de Egresos se da a conocer en el Diario Oficial de la Federación… y ya que éste se publicó el pasado 28 de diciembre, pues saque en calendario que les regalaron en la carnicería y verán que ya mero llega la fecha.

De acuerdo con Murayama, el INE mandó al Congreso el proyecto de presupuesto más bajo que hayan presentado (37% de disminución con relación al 2018)… y ni así la austeridad republicana tuvo compasión y les aplicó la tijera de manera manchada. “Sufrimos el mayor recorte de la historia que compromete nuestra posibilidad de cumplir con las tareas que la Constitución nos mandata”, agregó.

En fin, además de la controversia ante la SCJN, otra medida que el INE habrá de adoptar para medio llenar el boquete financiero que tiene es el ya comentado incumplimiento de responsabilidad fiscal: dejar de pagar el ISR. “Es lo que de manera preventiva nos vemos forzados a hacer, a impactar una reducción de 619.2 millones de pesos en el capítulo mil, donde está el ISR”… y bueno, si Hacienda quiere que el INE pague sus obligaciones, pues entonces que conceda la ampliación presupuestal que ya solicitó, la cual es de ¿adivinen? 619.2 melones, cifra mágica, ya que es la que se destinará a la organización de los comicios locales de Aguascalientes, Baja California, Durango, Tamaulipas y Quintana Roo.