A menudo escuchamos que México es el “país del no pasa nada”. Y aunque la afirmación suene trillada y hasta repetitiva, se ajusta perfectamente a la realidad que vivimos. El Instituto Nacional Electoral (INE) dio una nueva muestra de que en nuestro país no importa cuánto se empujen los límites, sobre quién y cómo se pasa ni cuántas reglas se rompan, definitivamente no pasa nada. La Comisión de Fiscalización de la autoridad electoral desechó ayer, 12 de julio, las denuncias que se realizaron contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por diversas irregularidades presentadas durante el pasado proceso electoral. El INE resolvió que las acusaciones, documentadas por el movimiento Ahora, que señalaban que la constructora española OHL había financiado la campaña de Alfredo del Mazo y otros excandidatos priistas en el Estado de México desviando recursos de Circuito Exterior mexiquense y el Viaducto Bicentenario no eran procedentes.

El consejero electoral Ciro Murayama declaró que la Unidad Técnica de Fiscalización del instituto electoral no encontró elementos que ligaran el presunto ilícito denunciado por Morena y Ahora con los comicios del pasado 4 de junio. Según las organizaciones quejosas, OHL habría desviado hasta 600 millones de pesos a la campaña de Alfredo del Mazo en el Estado de México. El INE también declaró como infundadas —por tres votos a dos— las quejas sobre la famosa tarjeta Salario Rosa que el PRI entregó en el Edomex y Coahuila por considerarlos, solamente, como propaganda y no como condicionamiento de programas sociales. Hay que recordar que el Salario Rosa se entregó a mujeres en el Estado de México a cambio de entregar una copia de su credencial de elector.  Este apoyo es simplemente una tarjetilla de cartón sin chip ni banda magnética.

La encomienda para las beneficiarias del Salario Rosa era votar por el PRI. Esta tarea fue acompañada con la promesa de que, en caso de que su candidato ganara, sus tarjetas serían activadas. De acuerdo con los datos de la encuesta de salida realizada por el periódico El Financiero, las mujeres mexiquenses terminaron dándole el triunfo a Del Mazo. Según Murayama, los programas sociales no pueden regirse por intereses partidistas, por lo cual buscará que el tema de las tarjetas se someta a consideración, nuevamente, este viernes 14 de julio.

Acá no pasó nada: INE desecha quejas contra tarjeta Salario rosa del PRI y por presunto financiamiento de OHL

Foto: Facebook

En otras determinaciones aun menos sorpresivas: el INE declaró improcedente la queja que presentó Morena contra la excandidata a la presidencia municipal de Las Choapas, Veracruz, Eva Cadena. La autoridad electoral decidió no proseguir la denuncia de los morenistas toda vez que la grabación publicada por El Universal fue conseguida de manera ilícita. El video muestra a la exlegisladora local recibiendo fajos y fajos de dinero para, presuntamente, entregárselo a Andrés Manuel López Obrador. “Se determinó por lo pronto como una queja infundada, y además aquí hubo una reflexión interesante de que la prueba que se había presentado en esta queja se considera prácticamente una prueba de carácter ilícito“, señaló el consejero Enrique Andrade, presidente de la Comisión de Fiscalización.

Eva Cadena Sandoval, diputada de Morena

Foto: Twitter

El periodista y académico Sergio Aguayo cuestionó en días pasados al INE y lo llamó un “peligro para México“. El colaborador del diario Reforma y el portal Aristegui Noticias sostuvo que el instituto se encuentra paralizado a pesar de contar con instrumentos para controlar y fiscalizar a los partidos políticos. Es más: que los consejeros electorales, salvo un par, parecen obedecer las consignas de los partidos y que pareciera que para las autoridades las elecciones solamente son poner urnas y contar votos. “Es evidente que tenemos una autoridad electoral que no está interesada en la calidad de las elecciones (…) la situación en la que nos encontramos requiere una autoridad electoral que da certidumbre y legitimidad a la calidad de las elecciones y eso no está pasando”, aseguró Aguayo en una entrevista.

El investigador, además, sentenció que bajo el actual Consejo General del INE acciones como la compra o coacción del voto y la parcialidad de las autoridades hacia algunos partidos —”sobre todo el PRI y sus alianzas”— se ha ido acrecentando.