En su más reciente aportación para la sección de ciencia del diario La Jornada, Javier Flores hace una rápida e interesante comparación de datos estadísticos sobre el virus AH1N1 y el manejo de los datos en torno a ella en Estados Unidos, Canadá y México.

La reunión de los mandatarios de las tres naciones norteamericanos, realizado recientemente en Toluca, rindió algunos frutos tímidos en el área económica. Sin embargo, otros temas importantes parecieron relegados. Entre ellos, se cuenta la salud, tema vital en el contexto de una cercana relación geográfica con un significativo flujo de viajeros.

Aunque los casos de influencia se encuentra actualmente a la baja en la región , después de alcanzar el más alto de sus picos durante los últimos días de 2013 y los primeros de 2014, es posible observar diferencias graves entre los tres países. En primer lugar, mientras que Estados Unidos muestra presencia de AH1N1 en el 61% de sus casos de influenza y  Canadá apenas un 52%, en México la cifra se eleva a 79%, lo que implica un manejo del virus que deja mucho que desear.

Durante la temporada invernal 2013-2014, en México se registraron 537 muertes relacionadas con la enfermedad, mientras que en Estados Unidos la cifra fue de 348 y en Canadá tan solo de 77. Traducido en términos relativos, en una tasa de mortalidad por cada 100 mil habitantes, Canadá presenta una tendencia de 0.2, Estados Unidos de 0.1 y México de 0.5.

El manejo de información en los tres países también es desigual. Mientras que en Estados Unidos, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos realiza un conteos periódicos de hospitalizaciones por la enfermedad, en México esa información no se controla rigurosamente. No se hable de la publicación que Canadá hace de datos tan interesantes como los casos de infección en individuos vacunados contra H1N1, que permite conocer la eficiencia de los métodos preventivos. Información de esta clase, en México, permanece en lo oculto.

Para Flores, resulta urgente una nueva perspectiva en el manejo de enfermedades y la información que les rodea en nuestro país. México, afirma, no puede escudarse en el pretexto de subdesarrollo en materia de salud, campo en el que cuenta con absolutamente todo para ser potencia.

Vía: La Jornada

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook