Foto: Especial

“Influyentismo” y descaro: el asesinato de la exesposa de socio de Andrés Granier

Emma Gabriela Molina Canto durante años luchó por la custodia de sus hijos, quienes habían sido raptados por su exesposo, el empresario Martín Alberto Medina Sonda. La mujer denunció el influyentismo que protegió a su expareja, lo cual desembocó en la aprehensión y encarcelamiento… no del empresario, sino de la demandante y su madre por diversos delitos señalados como fabricados.

En fin, parece que todo el problema llegó a su fin y no de buena manera. Hace un par de días, Molina Canto fue asesinada en las afueras de su domicilio, ubicado en las cercanías de la Preparatoria 1 de la Universidad Autónoma de Yucatán.

De acuerdo con medios locales, los asesinos de la mujer fueron detenidos gracias a una denuncia ciudadana y con la ayuda de las imágenes proporcionadas por una cámara de seguridad. Luis Felipe Saidén, titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, detalló que los sujetos identificados como Jonathan Mézquita Ávalos y Óscar Miguel López T., intentaron huir e incluso atacaron con una arma blanca a los agentes al momento de su detención. Ambos sujetos son originarios de Tabasco, tierra en la que gobernó Andrés Granier.

¿Y qué tiene que ver Granier en esto? Bueno, como ya se mencionó, Molina Canto estuvo casada con el empresario Medina Sonda, quien a su vez era socio de José Manuel Saiz Pineda, tesorero del gobierno de Tabasco, esto en épocas del ahora preso exgobernador, Andrés Granier de Melo.

Como se describe en texto publicado por Proceso, Medina Sonda raptó a punta de pistola a sus hijos. Pero en lugar de investigar al empresario, la autoridades llevaron a la mujer a Villahermosa, Tabasco para acusarla de “retención ilegal” de una camioneta (propiedad de su exesposo). Por este “delito” estuvo encarcelada por cuatro años. Estos hechos sucedieron en 2012.

De vuelta en Yucatán, Emma Gabriela reclamó la custodia de sus hijos. Sin embargo, los jueces le negaron siquiera verlos, nombrando como tutores de los menores a los abuelos paternos. El caso llegó hasta Presidencia: EPN prometió atender el asunto, pero sólo envió una carta en la que se le informó que el caso había sido enviado al Instituto Nacional de las Mujeres. Esto ya para 2013.

En 2014, Emma volvió a ver a sus hijos, cuando se exesposo fue detenido en Cancún, Quintana Roo y trasladado a Tabasco, acusado de sustracción de menores. Los niños fueron llevados a Yucatán, donde eran solicitados por el Tribunal Superior de Justicia del Estado, para luego ser ingresados a un centro de protección infantil. Fue hasta diciembre de ese mismo año, cuando –señala La Jornada– la sala colegiada Civil, Familiar y Mercantil del Tribunal Superior de Justicia, otorgó la custodia de los tres menores a Molina Canto.

Además de sustracción de menores, Medina Sonda fue acusado de lavado de dinero (por sus vínculos con Granier), además de ser parte de la red de empresas nacionales y extranjeras donde el exgobernador colocó recursos provenientes del erario.

La madre de la víctima, Ligia Canto, responsabilizó del crimen a Martín Alberto Medina Sonda, a la familia de éste y al gobierno de Yucatán de ser los autores intelectuales del asesinato. Para muchos esto podría ser exagerado, pero al menos se podría señalar que las autoridades se hicieron muy de la vista gorda en este caso.

De acuerdo con Proceso, el Sistema Nacional de Protección de Víctimas reconoció el peligro en que se encontraba Emma Gabriela como resultado de la disputa legal que sostenía con su exesposo. Incluso desde 2014 la mujer había solicitado protección para ella y su familia, la cual se le fue negada por el gobierno de Yucatán.

Cuando tienen una recomendación es porque ya eres víctima para la CNDH y debes tener la protección de la Ley General de Víctimas y nos fueron negadas dichas medidas pese a que tenemos los antecedentes de lo vivido caímos en indefensión, y la omisión de no dar la protección es la culpable de que mi hija esté ahorita muerta”, señala la madre de la víctima.

Para rematar

Luego de darse a conocer la detención de los asesinos de Emma Gabriela, en las redes sociales circuló el video que muestra cómo el par se la cotorreaba previo a cometer su crimen. En el video se puede ver a los sujetos comiendo, bebiendo y disfrutando del sol en un hotel, esto mientras alardean que todo es por cuenta… ¿de quién? “Ya ven, lo que deja el dinero”, (…) “los bussines son los bussines” y “los negocios son los negocios”.

Los presuntos asesinos explican que después de terminar “el cargo por hacer” se irán a Nuevo León, Ciudad de México y Cancún.