En Carolina del Norte, un sujeto decidió que era hora de darle una agradable sorpresa mañanera a su esposa entonces alistó todo para llevarle el desayuno hasta su cama y enamorarla otra vez, nada podía salir mal.

Para su desgracia, el muchacho sorprendió tanto a su esposa, que ella le disparó, esta es su valiente historia.

Zia Segule

salió de su casa a eso de las 10 de la mañana a comprar el desayuno para su esposa sin que se diera cuenta, todo lo hizo muy silenciosamente, para su regreso, sin querer activó la alarma de la casa.

Su esposa Tiffany se asustó por la alarma y al no escuchar respuesta de su esposo ante sus llamados, tomó la pistola que guardaban en casa y al sentir la presencia detrás de la puerta del dormitorio BAM!, disparó.

Para fortuna de todos, el disparo que dio en el pecho de Zia, no le causó una herida grave, nadie será encarcelado y siguen siendo felices.

Vía WTVR