La madrugada del miércoles, un grupo armado irrumpió en un centro de rehabilitación de adictos, ubicado en Irapuato. Los reportes dicen que secuestraron a más de 20 internos. Ahora, se da a conocer que 13 de ellos han sido liberados.

El fiscal general de Guanajuato, Carlos Zamarripa Aguirre, informó que el grupo armado secuestró a 23 personas internadas en el anexo. De ellos, 13 han sido liberados. Sin embargo, estos se han mostrado renuentes a ofrecer declaraciones ante el Ministerio Público.

Foto: @GtoInforma

El fiscal Zamarripa agregó que los internos del centro de rehabilitación de adicciones “Dios es Nuestro Salvador” que fueron liberados presentan lesiones. Lo único que han comentado sobre su secuestro, es que los captores los interrogaron para saber sobre la ubicación de puntos de distribución de drogas.

Sobre este asunto sucedido en Irapuato, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, reafirmó la información del fiscal, señalando que –efectivamente– “se sabe que los grupos criminales buscan a los adictos para sacarles información sobre puntos de venta”.

En fin… no se dieron detalles sobre la forma en que habrían sido liberados los internos, pero sí se explicó de qué forma se pretende evitar el secuestro de personas ingresadas en anexos. De acuerdo con Sinhue, bastará con crear un padrón de los centros de rehabilitación… ah, claro, también crear un protocolo de vigilancia.

 

Urgente lo último, ya que al momento de secuestrar a los internos, los del grupo armado sólo llegaron en camionetas, entraron por la fuerza al inmueble y ¡listo! Sin ninguna bronca sacaron con lujo de violencia a las personas.

De acuerdo con lo que un funcionario de la Fiscalía de Guanajuato informó a La Jornada, se desconoce qué número de internos continúan en manos del crimen organizado. ¿Pues no que 23 fueron secuestrados? Pues sí, pero lo que no saben es cuántos están secuestrados y cuántos se echaron a correr.

Al informar de lo sucedido en el anexo de Irapuato, las autoridades indicaron que algunos de los internos lograron escapar corriendo, pero que por alguna razón, no regresaron con sus familias.