Por Diego Castañeda

En este espacio mucho hemos discutido sobre cómo es indispensable la inversión para generar crecimiento económico. En ese sentido la noticia de INEGI  sobre la cifra de enero de inversión fija bruta es excelente. La inversión fija bruta es en esencia inversión en maquinaria y equipo, el aumento de 9.6 por ciento respecto al mes anterior es muy sorprendente, buena parte de esto siendo equipo de importación.

¿Por qué es tan buena noticia? La noticia es buena por, por lo menos, dos razones: la primera, porque la economía de verdad necesita mucha más inversión para crecer. La segunda, y en mi opinión más importante, es que este tipo de inversión suele tener mayores impactos en el tiempo porque es inversión que tiende a mejorar la productividad, tanto la de la mano de obra que la opera como la productividad total de los factores.

Equipo nuevo, más sofisticado, aumenta las capacidades de los trabajadores que trabajan en los procesos de producción relacionados con ese equipo. La falta de capital por trabajador es un problema crónico de la economía mexicana, cuando hacemos contabilidad del crecimiento encontramos que justo una parte de la productividad laboral se ve afectada por la falta de dotación de capital. Este tipo de sucesos  pueden significar un despegue tan fuerte de este tipo de inversión, justo atendiendo en alguna medida el problema.

Foto: Shutterstock

Definitivamente es muy pronto para saber si ésta es una tendencia que se mantendrá o sólo un suceso muy específico en el tiempo que no continuará. Por un lado es una noticia alentadora que la mayor parte del incremento parece estar siendo empujado por importaciones de maquinaria, esto quiere decir que probablemente quienes la importan son negocios relativamente grandes que ven en estas inversiones la posibilidad de realizar ganancias futuras, al mismo tiempo, dada las condiciones del tipo de cambio, nos habla de que no es un suceso de oportunidad, que se deba a un precio favorable, más bien a que quizá se perciben oportunidades en el mercado nacional.

Un mes es muy poco tiempo para imaginarnos cuál podría ser el impacto en términos de crecimiento, pero de mantenerse ese ritmo por todo el año, o por una buena parte del mismo, quizá podamos esperar un poco más de crecimiento. Pese a las críticas que algunos analistas han lanzado a este gobierno, si la tendencia se mantiene sería una señal fuerte de que existe confianza en el sector empresarial del país. En vista de lo que parece ser un consenso sobre las expectativas de crecimiento de la economía alrededor de su promedio de las últimas décadas, un mayor nivel de inversión fija bruta es una gran noticia y un tanto inesperada.

La economía mexicana se ha estado desacelerando a lo largo de los últimos 12 meses, el consumo interno ha sido el principal motor de crecimiento durante los últimos años, algo que no puede mover a la economía mucho más de lo que ya lo hace: mayor inversión sería un segundo motor muy necesario y que por mucho tiempo ha estado apagado en el país.  Si esta tendencia se mantiene sería un gran momento para que se le acompañara con una fuerte inversión pública en infraestructura y así generar una dinámica positiva de inversión en el país.

*****

Diego Castañeda es economista por la University of London.

Twitter: @diegocastaneda