El estado iraní anunció que levantará una demanda en contra de Hollywood por provocar “iranofobia” –o fobia a Irán– con una serie de películas, entre las que destaca “Argo” de Ben Affleck.

Para la demanda, Irán contrató a la abogada francesa Isabell Coutant-Peyre, quien la levantará en una corte internacional contra los directores y productores de Hollywood responsables de cintas que dañan a la imagen de Irán.

La francesa fue definida por la prensa iraní como una abogada anti-zionista y está casada con Ilich Ramírez Sánchez, o Carlos el Chacal, un terrorista de origen venezolano. Su esposo fue acusado de informante y asesinó a dos policías en 1975, por lo que se encuentra en prisión por el resto de su vida. Coutant-Peyre y Ramírez Sánchez se casaron en 2001.

La abogada declaró que defenderá a Irán de las películas producidas por Hollywood, las cuales, según ella, han creado una distorsión de la imagen del país.

Coutant-Peyre habló durante una conferencia en contra de Hollywood, la cual ocurrió gracias al Oscar que recibió la película de Ben Affleck el mes pasado. También se presentaron funcionarios del gobierno iraní, como el ministro de cultura y orientación islámica, Seyed Mohammad Hosseini. La conferencia fue realizada para unir a las comunidades culturales de Irán en contra de los ataques del oeste, principalmente Hollywood.

Un número importante de iraníes considera que la cinta de Affleck muestra un estereotipo negativo sin trazar una diferencia entre el ciudadano común y el revolucionario responsable de la situación de rehenes que hubo en Irán hace varias décadas.

Otras cintas que han irritado a los iraníes son: “300”, “Not Without My Daughter” y “The Wrestler”. La película de Zack Snyder fue descrita por el presidente de Irán como un insulto a su país.

Por otro lado, un periodista neoyorquino, Omid Memarian, declaró que para muchos iraníes es imposible considerar que Hollywood no es una entidad dirigida por el gobierno, como ocurre con la industria cinematográfica de Irán. Por lo tanto los funcionarios del país islamista pueden considerar seriamente que cualquier producto cultural de Estados Unidos es una declaración política. El hecho de que Michelle Obama haya entregado premios en los Oscares no ayuda a que los iraníes crean que el gobierno estadounidense no está involucrado en las producciones cinematográficas.

***Vía Guardian

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook