En medio de las discusiones políticas sobre el gobierno Federal, el huachicoleo de combustible y medicamentos y los hechos violentos que se han suscitado en distintos estados del país; tenemos una grande y buena noticia, pues la poeta zapoteca Irma Pineda Santiago fue elegida en primer lugar como integrante del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas, en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Y resulta un hecho positivo porque —aunque la elección se llevó a cabo el 7 de mayo pasado— la competencia para la representación de los pueblos indígenas de México, América Latina y el Caribe estuvo reñida, ya que Irma Pineda competía con la ecuatoriana Lourdes Aviatán y Tarcila Rivera, de Perú, convirtiéndose en la primera mexicana en ocupar este cargo.

Irma Pineda Santiago

Oriunda de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, Irma Pineda nació el 30 de julio de 1974, en una familia que ha luchado por los derechos de los campesinos. Desde pequeña se le incentivó el aprendizaje de la lengua diidxazá —lengua zapoteca del “canto de la gente nube”— y el aprecio por la poesía y la literatura.

En contexto por la lucha de los derechos de los campesinos en el sur de México —durante la década de los 70— el papá de Irma, Víctor Pineda Henestrosa —conocido como Víctor Yodo— fue desaparecido por el ejército y ante su secuestro, su esposa comenzó el activismo para exigir justicia en este caso.

Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con declaraciones de la poeta, en aquella época la poesía fungió como un puente para poder salir adelante, en medio de la lucha de su familia. Finalmente, la joven oaxaqueña pudo estudiar Comunicación y hacer una Maestría en Educación y Diversidad Cultural. Se ha desempeñado como profesora de la Universidad Pedagógica Nacional y como traductora especializada, además de ser escritora y publicar los libros Naxiña’ Rului’ ladxe’ (Rojo Deseo) y Guie’ ni (La flor que se llevó).

Con tan sólo esta breve lectura, nos damos cuenta de la importancia de Pineda Santiago en la literatura y poesía mexicana. Y ahora, con el nombramiento de la ONU, la oaxaqueña podrá continuar con su labor como promotora de las culturas indígenas no sólo en nuestro país, sino en toda América Latina.

**Foto de portada: Cuartoscuro.