Hoy se cumplen 90 años del nacimiento de uno de las figuras emblemáticas en la historia del cine: Federico Fellini.

Nacido en Rimini, el 20 de enero en 1920, Fellini tuvo una vida llena de mitos y anécdotas que mezclaban la realidad y la ficción. Desde niño manifestó el gusto por el dibujo, que lo llevó a ganarse la vida en su juventud, haciendo historietas para diaros locales e incluso incursionando en el periodismo en Roma, justo antes de la segunda Guerra Mundial. Fue hasta la década de los 40 cuando entró al cine, en una colaboración con Roberto Rossellini.

Luego de cintas no muy bien recibidas, llegó Los inútiles (1953); de este punto hacia adelante, Fellini se consolidó con La strada (1954), con la que fue acusado de reaccionario; La dolce vita (1959), ganadora de La Palma de Oro en Cannes en 1960; Ocho y medio (1963) con el que obtuvo el Oscar a mejor película extranjera, y Julieta de los espíritus, su primer cinta a colores.

Con una vida llena de excesos, Fellini decía “las personas existen en lo que hacen”. Haciendo honor a sus palabras, el cineasta es hoy referencia obligada para cualquier amante del séptimo arte, aún después de su muerte en octubre de 1993.

Acá los dejo con algunos fragmentos de sus cintas y no se pierdan el ciclo 90 aniversario de Federico Fellini, en Canal 22, que cierra el sábado 23 con la proyección de Los payasos (1970).