Historias como estas, donde los policías y las policías exponen su vida para cumplir con su trabajo son cotidianas en CDMX y la zona conurbada. Tal es el caso de la mujer policía que resultó herida al intentar detener un asalto, en una tienda Coppel, en Iztapalapa. ¿Luego? Un policía intentó detener a dos presuntos delincuentes que trataban de escapar en una moto sobre avenida Ceylán, en la alcaldía de Azcapotzalco.

En este caso, el elemento de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) también resultó herido… pero los asaltantes fueron detenidos.

El asalto en Azcapotzalco

De acuerdo con Reforma, la tarde del miércoles, las autoridades fueron informadas sobre un asalto a un cuentahabiente —a la altura de Poniente 140—. Se supone que dos sujetos, que iban a bordo de una moto, le robaron al cuentahabiente 27 mil pesos en efectivo.

Entonces, mediante las cámaras de vigilancia, las autoridades comenzaron con la búsqueda de los asaltantes y fue cuando uno de los agentes fue informado sobre el paso de los sujetos sobre Ceylán.

El policía decidió pararse en la avenida para impedir el paso de los sujetos. Sin embargo, aun cuando el agente estaba parado sobre la avenida, el conductor de la moto no disminuyó la velocidad y arrolló al policía.

Pero no lograron escapar, ya que al arrollar al uniformado, ellos salieron disparados de la motocicleta, cayendo al asfalto.

Elementos de seguridad acudieron a apoyar a su compañero y aprehendieron a los sujetos —a quienes les encontraron armas de fuego y… el dinero denunciado—. Por estos hechos, fueron llevados al Ministerio Público con el cargo de robo a cuentahabiente y homicidio doloso en grado de tentativa. Mientras el policía fue trasladado a un hospital, con una herida en el pie.

Esta historia sucedió en avenida Ceylán, en la colonia Industrial Vallejo, en Azcapotzalco. Más tarde, en Iztapalapa se reportaría un hecho similar.

Hieren a una mujer policía en Iztapalapa

Alrededor de las 19:00 horas, cuatro sujetos ingresaron a una tienda departamental para asaltar la joyería, en calzada Ignacio Zaragoza.

Al percatarse de los hechos, una policía intentó impedir el robo y comenzó el tiroteo en el que ella recibió un balazo en la cabeza, mientras los ladrones lograron huir a bordo de un Volkswagen Derby color gris.

Finalmente, la agente fue llevada de manera “urgente” —en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad— a un hospital. Estas dos historias nos muestran que el trabajo como policía no es nada fácil y, más allá de los malos elementos, aún existen agentes que se interesan por llevar a cabo su trabajo.