En contexto de los 10 años de la tragedia en la Guardería ABC y los reclamos de los padres y madres de las víctimas; Jaime Rochín del Rincón renunció al cargo como comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas —que se hará efectivo a partir del 15 de junio.

Como ha sucedido en las renuncias de exfuncionarios de las dependencias del gobierno, Rochín presentó su renuncia mediante una carta —difundida en redes sociales— en la cual apuntó una crítica a las medidas administrativas que no permiten que se aborden los casos de manera correcta.

La renuncia de Rochín

“En 2013 fui nombrado por el Senado de la República como comisionado ejecutivo de esa institución (CEAV) que se erigió como la respuesta del Estado mexicano al dolor y la desolación de las familias. Desde un inicio, trabajé para construir este andamiaje lo cual ha sido la más alta responsabilidad de mi trayectoria y el máximo honor de mi vida”, se lee en la carta de renuncia de Rochín.

A través de la carta, lanzó una ligera crítica hacia las acciones de las instituciones del gobierno, más allá del discurso: “En suma, es indispensable un compromiso eficaz, ese que va acompañado de las cifras que revelan, más allá de las palabras, las prioridades de un Estado.

Foto: Cuartoscuro.

“Se necesita fortalecer al equipo de personas asesoras jurídicas preparadas y bien pagadas, en lugar de debilitarlo con medidas administrativas que devienen en la reducción de calidad de la atención de los casos y, por ende, en el agravamiento del complicado camino de las víctimas hacia la justicia”, escribió.

La voz de los papás y mamás de ABC

¿Y qué tiene que ver Rochín en el caso ABC? Durante los 10 años de lucha, los padres de familia han señalado la presunta desatención de Rochín en el caso de la guardería ABC y han acusado la falta de atención por parte del extitular de la CEAV —hasta hace un año los señalamientos seguían por las resoluciones de reparaciones de daño integral. Sin embargo, Jaime Rochín del Rincón argumentó que el personal del CEAV ha hecho una labor heroica y concluyó:

“Para las víctimas de la violencia que carcome al país: mi perpetuo reconocimiento… En este país, las víctimas son la reserva moral”.