Brasil comenzó 2019 con un nuevo presidente y un nuevo gobierno que han prometido alejarse de la política del exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

En un discurso breve —de apenas 10 minutos— pero con frases polémicas, Jair Bolsonaro culminó su carrera electoral y tomó poder como presidente de Brasil, mientras la primera dama, Michelle Bolsonaro, dio un discurso de agradecimiento, en lenguaje de señas —porque todos los que estuvieron olvidados serán tomados en cuenta, excepto los socialistas y la comunidad LGBTI—.

“Este es el día en que el pueblo comenzó a liberarse del socialismo”

Con Lula da Silva en prisión y con una población que desconfía de los políticos brasileños, el discurso de Bolsonaro tomó vuelo desde la crítica contra los gobiernos de Dilma Rousseff y da Silva. Y para que no hubiera sorpresas, el político conservador refrendó los dichos que marcaron su campaña hacia la Presidencia.

Foto: Getty Images.

Ya saben, los valores de la familia, la religión, el trabajo conjunto en el Congreso y la ayuda de Dios, según Bolsonaro, mejorarán la estructura económica, política y social de Brasil:

Vamos a unir al pueblo, valorizar la familia, respetar las religiones y nuestra tradición judeocristiana, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores”.

Contra lo políticamente incorrecto

En resumen, el final del socialismo, lo políticamente incorrecto y el Estado fueron los protagonistas de la toma de protesta del oriundo de São Paulo.

Y en contraste con la política en contra de la “ideología de género”, Michelle Bolsonaro rompió los protocolos para dar un discurso de bienvenida en lenguaje de señas —todos serán escuchados en el gobierno, con los principios de Dios y la religión, excepto los grupos disidentes—.

Michelle Bolsonaro se ha dado a conocer —en esta temporada— por su labor a favor de las personas con discapacidades, en específico, de las personas con deficiencia auditiva. Y ya con una intérprete, reforzó las declaraciones de su esposo todo por encima de todo y Dios por encima de todos.

La paz con Donald Trump

La nueva política de Bolsonaro también ayudará a Brasil a hacer las paces con Estados Unidos. En Twitter, el brasileño respondió el mensaje de Donald Trump sobre el inicio de su gestión:

“Señor Presidente Trump, agradezco sus palabras de apoyo. ¡Juntos, bajo la protección de Dios, traer más prosperidad y progreso a nuestros pueblos!”.

De esta manera, Brasil inicia un camino de cuatro años  —si es que el mandatario no busca reelegirse—, mientras Lula llama a la resistencia.

**Foto de portada: @jairbolsonaro