Están viendo y no ven, el gobierno de Japón anunció que retomará la caza comercial de ballenas en aguas territoriales y zonas económicas exclusivas, en julio 2019. Pero en su discurso —y a manera de compensación— adelantó que dejará por la paz las actividades de caza en el Océano Antártico y en el hemisferio sur y sólo cazará especies con el perfil de “población sana”.

De esta manera, Japón se perfila para abandonar la Comisión Ballenera Internacional (CBI) a partir de julio de 2019.

Con esta decisión, las compañías podrán cazar, en las aguas costeras de Japón, a la ballena minke, así como otras ballenas que están protegidas por la CBI (IWC por sus siglas en inglés).

La ballena minke, mide unos 30 pies de largo y llegan a pesar hasta 7 toneladas. Foto: ballenapedia.com

En las precisiones del gobierno japonés se estipuló que no podrá seguir con las cacerías para la investigación científica, en la Antártida —que la CBI le permitió de manera especial mediante un acuerdo—.

El desafío de Japón

De acuerdo con Deutsche Welle, este anuncio ya se esperaba. ¿La razón? El gobierno japonés realizó una campaña para convencer a la Comisión de darle luz verde para retomar la caza comercial de las ballenas. Sin embargo, en las negociaciones, la administración de Shinzo Abe, primer ministro, amenazó con salir del acuerdo.

Finalmente, el día del anuncio llegó y con esta decisión, Japón se convirtió en uno de los países que ha desafiado a las políticas de preservación de la CBI —entre ellos está Islandia y Noruega—.

Foto: Reuters.

Vale mencionar que Japón ha hecho de la caza de ballenas una “tradición”. Sin embargo, en los últimos años su población ha disminuido el consumo de la carne de ballena —pero el gobierno insiste en las actividades de caza—.

Japón y la CBI

Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón se integró a la CBI, en 1951, y se mantuvo en regla con la moratoria de 1982 sobre la caza comercial de ballenas —o más bien, los japoneses fueron obligados a respetar el acuerdo mediante embargos pesqueros… en 1988—.

Sin embargo, en esta historia, asociaciones ambientalistas han señalado que la caza existía como una práctica encubierta. Y de esta manera, el gobierno de Japón ha vuelto a desafiar a la Comisión en contexto del peligro de extinción de la ballena azul, la ballena de aleta o la ballena franca austral.

“Mapa que ubica a las principales naciones balleneras y las diferentes especies de ballenas capturadas en todo el mundo en 2017”: AFP.

**Foto de portada: Reuters.