“Ahhh, no ma… esta sí no me la esperaba”, dirán muchos luego de conocer la grabación que Javidú realizó minutos antes de ser detenido el 15 de abril de 2017. ¿Y qué tiene de especial? Pues nada… sólo la confirmación de lo que la semana pasada Javier Duarte decidió revelar: que su detención fue pactada con el gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN).

En la grabación dada a conocer ayer por la noche por el periodista Ciro Gómez Leyva, el Javier Duarte de hace dos años (todavía bonachón, sin barba y con esa voz tan imponente que lo caracteriza), señaló los términos en que se decidió entregarse a las autoridades.

“Me entrego. Precisamente para poderme defender y poder cumplir con los acuerdos establecidos con el gobierno federal, en el sentido de que puedan dejar de estar hostigando a mi familia, a mis seres queridos, y que pare ya esta persecución mediática política y judicial en contra de mi persona, de mis familiares y de mi entorno”.

Exacto: se trata de una copia casi fiel de las declaraciones que Javidú ofreció la semana pasada a Reforma y a Ciro Gómez Leyva, mismas que fueron rechazadas por el Miguel Ángel Osorio Chong, extitular de la Segob con quien Javier Duarte habría acordado todo lo relacionado con su detención.

Como si supiera con qué clase de personas estaba negociando, parece que Javidú decidió cubrirse las espaldas para, en caso de que no le cumplieran lo acordado, tener un as bajo la manga… y bueno, pese a que Karime Macias no ha sido detenida (pero sí tiene su buena orden de aprehensión) Duarte decidió dar a conocer este material en el que claramente dice que su aprehensión no fue resultado del trabajo de las astutas autoridades, sino de un pacto que quedó más o menos así: “el acuerdo es que, al entregarme, serán ya retiradas todas las acusaciones en contra de mi familia. Llevaré el proceso penal correspondiente, en donde espero poder tener elementos para salir bien librado del tema”.

Resultado de imagen para esos bastardos

La detención de Javier Duarte se dio un año antes de las campañas y elecciones presidenciales… y aunque todo apuntaba a que su caso sería utilizado en contra del PRI, Javidú no descartó que pudieran aplicarle tehuacanazos para embarrar en sus transas a contrincantes políticos de su camada. Por ello, en la grabación Duarte advirtió que cualquier declaración en contra de Andrés Manuel López Obrador o cualquier otro persona sería “en contra de mi voluntad y, precisamente, por el hecho de estar detenido”.

No me detuvieron, me estoy entregando y, evidentemente, darán a conocer como si hubiera sido sorprendido y detenido… pero, como verán, estoy totalmente en libertad, estoy con mi familia. Mi familia llegó ayer a acompañarme y el acuerdo es, precisamente, que podrán desarrollar su vida plenamente a partir de lo que ocurrirá dentro de unos minutos más”, agregó Javier Duarte en la grabación realizada el 15 de abril de 2017 en Guatemala, justo antes de ser “detenido” por las autoridades.

Foto de Javier Duarte al momento de su captura

Twitter

De acuerdo con Gómez Leyva, el equipo técnico de producción de su noticiero analizó el video para obtener la “metadata” de éste y, pues sí: los datos indican que la grabación se realizó el 15 de abril de 2017… así que o Javidú tiene una máquina del tiempo en la que decidió viajar para grabarse ofreciendo una declaración acorde las acusaciones que la semana pasada efectuó… o realmente detrás de su detención hubo un acuerdo por el que deberían responder varios exfuncionarios del sexenio pasado.

Por último, el abogado de Javidú, Marco Antonio del Toro, fue consultado para ver qué onda con este material. El representante legal de Duarte sólo se limitó a confirmar “categóricamente” lo que el video reveló.