“Pues sí le dimos su calentadita, pero ya venía malito”, algo así es lo que las autoridades de Morelos ofrecen como justificación para la muerte de Erwin Altamirano Delgado, joven que falleció dentro de las instalaciones de la policía de Cuernavaca.

Acabando con las especulaciones del caso, el fiscal general de Morelos, Javier Pérez Durón, aclaró que la muerte del chico de 28 años se debió a que éste padecía de una úlcera. Por lo tanto, en el fallecimiento del jovenazo nada tuvo que ver la golpiza que le propinaron cuatro policías al momento de su detención.

Este joven pierde la vida y la causa era muy confusa; no sabíamos si debido a los golpes o por la úlcera (que padecía). El motivo de la muerte fue por esto último, explicó Pérez Durón para La Jornada.

Pero vamos por partes…

Fue el pasado 28 de febrero cuando Erwin Altamirano fue detenido por agentes de la patrulla 1740, en la Colonia Lomas de Cortés, en Cuernavaca, Morelos. Según los reportes de medios locales, el joven habría cometido “presuntos hechos delictivos” y, al momento de ser interceptado por los oficiales, opuso resistencia al arresto. Así que los agentes echaron mano de su poder de convencimiento para lograr trasladar al presunto culpable… ¿de qué? Aún no se ha aclarado.

Una vez en las instalaciones de la SSC, los uniformados se dieron cuenta que ya ni con tehuacanazos el detenido respondía. Pues no había manera: para ese momento, Erwin Altamirano ya había fallecido. “Ya lo mataron”, acusa una de las personas que observó las condiciones en que llegó el detenido.

Luego de darse cuenta que se les pasó la mano lo ocurrido, el comisionado de Seguridad, Alberto Capella, pidió a los medios no especular con los motivos de la muerte del detenido. Para eso sólo ellos: “presumimos que [el detenido] pudiera dedicarse al robo domiciliario, en virtud de un objeto electrónico que se le encontró en una bolsa y que, además, dentro de sus pertenencias personales tenía tres cigarrillos con vegetal verde, el cual presumimos [otra vez] que puede ser marihuana y un frasco con un solvente químico”.

Según el comisionado, Erwin Altamirano se convulsionó al momento de llegar a las instalaciones de la SSC y, sin desmentir que se le dio su buena calentadita, lamentó que se acusara que fueron los golpes propinados por la policía los causantes de la muerte. “Eso no lo podemos adelantar, para cumplir con el protocolo de la ley, estos cuatro elementos policíacos de la SSC, adscritos al sistema de Mando Único, van a ser presentados ante el MP para  esperar la necropsia y poder determinar con mucha claridad las causas de la muerte de esta persona”.

Y bueno, como no hay plazo que no se cumpla, ayer por fin se aclaró el caso. Ya que se determinó que Erwin Altamirano murió por la ulcera que padecía, los agentes no serán imputados… con todo y que el pasado 3 de marzo, la jueza que llevaba el caso señaló varias irregularidades en las que incurrieron las autoridades al momento de presentar los hechos. Por ejemplo, el Ministerio Público nunca explicó por qué se detuvo a la víctima y que, pese a que el cuerpo del occiso presentaba cerca de 20 lesiones, el médico legista de la fiscalía no pudo determinar la causa de la muerte.