¿Ubican el programa de la 4T que se llama ‘Jóvenes Construyendo el Futuro? Sí, ese que se trata de darle entrenamiento a jóvenes que se podían considerar ninis —sin estudio y sin empleo— y buscan consolidarlos en un empleo digno. Pues… la cosa falló con 38 becarios que trabajaban en el Ayuntamiento de Ciudad Madero, Tamaulipas.

Las autoridades locales informaron que perdieron a 18 becarios —y 20 más anunciaron su salida— porque no estaban de acuerdo con los horarios de ocho horas.

Entrevistado por Milenio, el director de Recursos Humanos del ayuntamiento de Ciudad Madero, Juan Carlos Mora Velázquez, contó que la pérdida de personal sí ha estado bárbara. De los 97 jóvenes que tenían, ya nomás les quedan 59. “Algunos han abandonado el trabajo por falta de interés o porque no son muy responsables, el horario les afecta también. Tenemos 18 bajas y estamos esperando unas 20 más”, explicaba el funcionario.

Aunque sí destacó que la mayoría de los jóvenes “son buenos elementos, buenos muchachos”, el funcionario gubernamental sí echó de cabeza a varios vaquetones que nomás no rifaron: (algunos) no quieren tener una obligación, un horario y desertan en el trabajo y ya no regresan”.

 

De acuerdo a Milenio, el ayuntamiento de Ciudad Madero seguirá confiando en los jóvenes pues darán de baja a los que se fueron y reclutarán a los nuevos becarios que sí quieran entrarle.

Obviamente estos 38 chavos que nada más no pudieron con el pesado trabajo burocrático en Tamaulipas no son un referente de lo que pasa en todo el país. Según los números oficiales, en estos pocos meses que el programa lleva activo, van más de 300 mil aprendices que sí están encontrando chamba.