Con toda esta polémica que se generó tras la presentación del Plan Nacional de Paz y Seguridad por parte del equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador, al parecer el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, René Juárez Cisneros , sí está de acuerdo con la utilización del Ejército en materia de seguridad. 

De echo, muy jocosamente el legislador aseguró que “no es lo mismo ser borracho que cantinero”, afirmando además que esto demuestra que el presidente Enrique Peña Nieto no se había equivocado en proponer mantener al ejército en las calles.

Sentenció que “la realidad es terca” y que el plan de involucrar al ejército en seguridad no era una “ocurrencia”, sino una “necesidad”. Señala que es bueno que el gobierno haya “rectificado” y que voltee a ver a dos instituciones que son “fundamentales en la vida de la República”.

Explicó que lo que ahora se necesita es regular la participación de estas instituciones y darles un soporte legal “certeza, certidumbre y basamento jurídico”.

Afirmó que con la caída de la Ley de Seguridad Interior en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) hay que construir un marco jurídico porque no podemos “seguir en la anarquía”.